«Queremos a Kyrie»: el Madison, un clamor en la visita del base

Y justo después de armar otro buen lío antes los micrófonos, y lleva varios esta temporada, Kyrie Irving visitaba, precisamente, el Madison Square Garden. Kyrie, héroe de instituto en New Jersey, el gran deseado junto a Kevin Durant por una Gran Manzana que ya vive en el letargo de los sueños (veremos si imposibles) mientras su equipo juega con un quinteto formado por Kadeem Allen, Damyean Dotson, Kevin Knox, Luke Kornet y Noah Vonleh. Kyrie, que justo cuando los Knicks liberan masa salarial para dos peces gordos deja en entredicho sus declaraciones de otoño acerca de su continuidad en los Celtics... y que justo después de hacerlo se sorprende por los gritos de «We want Kyrie» con los que le acompañó el Madison: «Esto se ha convertido en una distracción. Lo agradezco pero hay demasiado ruido a estas alturas«. Kyrie avivó el fuego y después escondió silbando la cerilla. Van a ser meses largos, aunque sigue costando verle fuera de Boston en julio. Si acaso, cuesta ahora un poco menos que en octubre.

Los Celtics sumaron su octava victoria en nueve partidos (99-113, 12-4 desde el 1 de enero) y se colocan cuartos del Este, ya por delante de los Pacers sin Oladipo y a solo un partido de los Sixers… con los Raptors, por si acaso, a tres y medio. Aprovecharon un regalo del calendario. Los Knicks, de por sí depauperados, jugaron sin los que se han ido (Porzingis, Hardaway, Burke, Lee) y sin los que han llegado (Smith Jr, DeAndre Jordan, Matthews). Así las cosas, la cuestión era cuándo y cómo querrían ganar los Celtics y cuántos puntos iba a anotar Kyrie. En cuanto a lo primero, los Celtics ganaron feo, tirando mal y sin escaparse del todo (la victoria nunca pareció en peligro) hasta el último cuarto. Y Kyrie no estuvo espectacular (23 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias) pero es que casi nadie vio aro con brillantez: 3/15 en triples entre Tatum (13 puntos, 15 tiros), Rozier (6 y 9) y Brown (11 y 12).

Los Knicks no ganan en el Madison desde el 1 de diciembre y fue, con prórroga, ante los Bucks, el equipo (una ironía) con el mejor balance de la NBA. Están ya en 10-41 en total. Llevan ahora 12 derrotas seguidas y 21 en 22 partidos. Solo han ganado a los Lakers, en el Staples y con una remontada final de la que quizá se acuerden los angelinos en abril. De su desastre ya nada inhabitual se están aprovechando los Celtics, que desde 2001 están 29-12 en el Madison, un 70% de triunfos que mejora el 64% total en su propia pista. En las anteriores 21 visitas habían perdido 19 veces. Así son las cosas desde hace demasiado tiempo en los Knicks. Aunque ahora, con Durant y Kyrie acaparando titulares de prensa y el número 1 del draft cada vez más a tiro, la franquicia ha decidido cerrar los ojos y soñar...

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*