Doncic supera los 1.000 con una exhibición (35) en Cleveland

Luka Doncic anotó 35 puntos contra los Raptors el pasado domingo, el tope de su carrera, y se quedó a 17 de los 1.000 en la NBA. Después, se le torció la semana: se quedó en 16 (y 999) contra los Knicks y no jugó en Detroit por problemas en un tobillo el mismo día en el que se confirmó que no estaría en el All Star Game 2019. Desde ahí, pequeños contratiempos en una primera temporada en la liga en la que no tiene ningún motivo para fruncir el ceño y en cierto modo hay que inventarlos, la cosa volvió a su cauce: el viernes fue nombrado Rookie del Mes por tercer mes consecutivo (es decir: tres de tres) y esta pasada noche ha vuelto a esos 35 puntos para guiar a los Mavericks (98-111) en Cleveland, donde no se enfrentó al turco Cedi Osman porque este fue baja por lesión en unos Cavaliers (11-42) llenos de bajas por lesión y en los que Collin Sexton, el número 8 del draft, está en un espectro totalmente distinto de lo que es una temporada rookie: problemas, aprendizaje duro, muchas dudas.

Los Mavericks (sin los nuevos: el lesionado Porzingis, Hardaway, Burke, Lee) ganaron, 2-1 en tres partidos en un Este que da alegrías a cualquiera, y están 24-28 en total, las mismas victorias que en toda la temporada pasada (24-58), cuando acabaron con el pick 5 del draft que convirtieron en el 3 con Trae Young y una primera ronda como compensación. El 3 (claro) era Doncic, que ya por entonces para muchos tenía que haber sido tal vez el 1, sin duda el 2. Y, aunque las carreras son largas y las conclusiones se sacan en su debido momento, eso está pareciendo. En Cleveland, repito, igualó los 35 puntos que son el tope de su trayectoria NBA, por ahora y parece que no por mucho tiempo, y se convirtió en el sexto jugador que llega a 1.000 puntos con menos de 20 años desde el año 2000: LeBron James, Kevin Durant, Carmelo Anthony, Devin Booker y Dwight Howard. No es mala compañía.

Y el caso es que hasta supieron a poco esos 35 porque Doncic llevaba 18 al final del tercer cuarto (7/9 en tiros, 4/5 en triples) y 28 al descanso, cuando enlazó 10 puntos en menos de 4 minutos y frenó lo que empezaba a ser una debacle (14-0 para los Cavs, medio cuarto sin anotar para su equipo y 51-46). Después de tres cuartos estaba en 34 y ya solo anotó uno más, cediendo el protagonismo a Jalen Brunson, un rookie muy serio (número 33), y a un Harrison Barnes (17 puntos) que anotó tres triples en los últimos minutos y seis tiros seguidos después de haber empezado 1/10.

Los Cavaliers, que esperan al draft con tortuosa pesadez, plantaron cara hasta donde pudieron. El resto fueron ovaciones a Dirk Nowitzki (9 minutos en pista en los que ni tiró), que sigue con un improvisado tour de despedida cuando ni siquiera ha anunciado que esta vaya a ser definitivamente su última temporada (lo parece, desde luego), y exhortaciones del público ante los dribblings, los pases de puro instinto y los triples largos de Luka Doncic, que ya está en 1.034 puntos NBA. Esta vez (y de nuevo) 35 y la sensación de que en los 30 partidos que le quedan por jugar a su equipo pondrá su récord todavía más arriba.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*