Marc y Conley acaban con los ‘renovados’ Knicks en el Madison

Los Grizzlies de Marc Gasol y Mike Conley se hicieron con la victoria en el Madison Square Garden derrotando a los Knicks por 96-84. La victoria tuvo lugar a tan solo cuatro días de que se cierre el mercado de fichajes y entre rumores de traspaso (en Grizzlies) o traspasos ya realizados (en los Knicks). Recordemos que la franquicia neoyorquina se ha quedado sin su último ídolo, Porzingis, que ha puesto rumbo a Dallas (donde no jugará hasta la temporada que viene).

Los Knicks comenzaron fuerte el partido y consiguieron llegar al descanso con el marcador igualado, pero el cuadro visitante apretó en el tercer cuarto y consiguió una ventaja de más de diez puntos que se dedicó a administrar durante el resto del encuentro. Marc, con 24 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, fue el mejor de los suyos junto con Conley (25+8+7), que volvía a jugar tras ser baja en el anterior partido ante los Hornets. Justin Holiday (19 puntos) y Jaren Jackson Jr. (16+7) también destacaron.

Con esta victoria, Memphis rompe una racha de 3 derrotas seguidas, pero consigue solo su segunda victoria en los últimos 12 duelos. La franquicia se encuentra en la penúltima posición de la Conferencia Oeste y está envuelta en los rumores de traspaso propios de este momento de la temporada y que en esta ocasión apuntan a sus dos estrellas, Marc y Conley, cuya salida pondría fin a un proyecto que jugó los playoffs por última vez hace dos temporadas. 

Además de los mencionados rumores, el reencuentro entre Marc y David Fizdale se zanjó sin polémica ni altercados, mientras que Joakim Noah fue abucheado en su regreso a la Gran Manzana. Parece ser que los aficionados no le perdonan las dos últimas temporadas en Nueva York, en las que jugó tan sólo 53 partidos y fue protagonista por sus problemas de comportamiento. 

Debut de Jordan en los Knicks

Los Knicks se encuentran en una situación parecida en cuanto a su posición en la Conferencia (últimos en el Este), pero con los traspasos ya realizados. En el sonado movimiento en el que perdieron a Porzingis, la franquicia recibió a DeAndre Jordan, que no ha encajado en Dallas y terminará la temporada (salvo sorpresa) en un equipo que ya está pensando en el año que viene. 

El pívot acabó el partido con un doble-doble de 12 puntos y 12 rebotes y destacó dentro de un equipo en el que ningún jugador sobrepasó la veintena de puntos y que tuvo a Kevin Knox (17) como máximo anotador de los suyos. 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*