Luka Doncic: “En la NBA es más fácil anotar que en Europa”

Luka Doncic comenzó su primera temporada en la NBA como novato y la acabará como eje central de Dallas Mavericks. La operación que trajo a Porzingis a Dallas, mandó a Nueva York a tres titulares (Wes Matthews, DeAndre Jordan y Dennis Smith Jr) y el movimiento con los Kings provocó la marcha de otro miembro del teórico quinteto titular a Sacramento: Harrison Barnes. De golpe y porrazo, los Mavs destruyeron su equipo de salida en menos de una semana, con el esloveno como el último superviviente.

El mensaje fue claro: él es el principio y final de la franquicia. La piedra angular de un proyecto que tendrá sano a Porzingis la próxima campaña y, quién sabe, si a Nikola Vucevic. Habrá dinero, y si la lotería del draft obsequia a Dallas con una bola del uno al cinco, una nueva promesa llegará desde la universidad (si no acaba dentro del top-5, la ronda se marchará a Atlanta por el trade Trae Young-Doncic).

Y toda esa acumulación de poder no ha llegado de la nada. El exjugador del Real Madrid ha ganado los tres premios a mejor rookie del mes de la Conferencia Oeste gracias a sus 20,6 puntos, 7,0 rebotes y 5,5 asistencias por encuentro. Promedios (además de una imagen hipnótica para las cámaras) que le llevaron a ser el tercer jugador más votado por los aficionados para el All Star Game, que se celebrará en Charlotte (Carolina del Norte) el próximo domingo 17 de febrero. 

“Quería ir al All Star Game

Finalmente, la aritmética de las votaciones (50% los fans, 25% prensa y 25% jugadores) le dejaron a las puertas de ser el tercer rookie en el siglo XXI en disputar un Partido de las Estrellas. “Quería ir y me decepcionó mucho cuando me dijeron que no iba a estar. Pero lo importante es que la gente votó por mí. Me impresionó y eso es lo que más me importa. Tal vez el próximo año esté”, dijo Doncic en una entrevista para Generación NBA de Movistar+.

El más que probable novato de la temporada en la Liga también habló sobre las diferencias entre el baloncesto norteamericano y el europeo: “Aquí es más fácil anotar que en Europa. Allí la pista es más pequeña y en la NBA está la regla de los tres segundos también”, aseguró el esloveno, que en su última etapa en el Real Madrid alcanzó los 13 y 16 puntos de media en la Liga Endesa y en la Euroliga, respectivamente. En sus primeros 52 encuentros en Estados Unidos promedia 20,6.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*