Rising Stars: Luka Doncic contra Young, EE UU contra el mundo

Con dos años de retraso, el All Star Weekend regresa a Charlotte. Con dos de retraso… y 28 después de la última vez que visitó Carolina del Norte. Esta cita es en realidad la que acabó en Nueva Orleans en 2017, a las puertas del Mardi Gras. Entonces, Charlotte perdió una organización del evento que tenía concedida porque Carolina aprobó una ley cuyo contenido era discriminatorio para la comunidad gay. De Nueva Orleans saltó al Staples de Los Ángeles y ahora, por fin, llega a Charlotte…

…Dos años más tarde y 28 después de 1991, cuando el viejo Charlotte Coliseum acogió un All Star en el que NBC tomó el relevo de CBS en la retransmisión televisiva estadounidense, Dee Brown ganó el concurso de mates después de machacar tapándose los ojos con un brazo, Craig Hodges repitió en los triples y Charles Barkley fue MVP de un All Star Game en el que también estaban Michael Jordan, Matic Johnson, Patrick Ewing, Karl Malone, John Stockton, James Worthy, Dominique Wilkins

Por entonces no había partido de rookies, y se jugaba como aperitivo un duelo de leyendas retiradas en el que participaron, en aquel 1991, Jerry Lucas, Oscar Robertson, Artis Gilmore o Rick Barry. La NBA estaba a tres años de (a partir de 1994) introducir a los novatos en su gran fiesta anual. Desde entonces, partidos entre jugadores de primer año divididos en dos equipos aleatoriamente, después Este contra oeste, el equipo de Shaquille O’Neal contra el de Barkley, el de Chris Webber contra el de Grant Hill y finalmente, y en un puente acertado hacia una NBA cada vez más global, el Equipo del Mundo contra el de Estados Unidos. Y con jugadores de primer y segundo año, rookies contra sophomores, desde que el lockout de 1999 dejó a la camada del 98 sin participar y se les acomodó con este formado un año después.

Desde 2015, 3-1 para el World Team con triunfos en las dos últimas ediciones y, este año, diez jugadores de diez nacionalidades distintas y cuatro continentes. Y seis europeos, después del mínimo que se alcanzó el año pasado en el Staples Center, cinco. Estarán representadas Gran Bretaña (Anunoby), Bahamas (Ayton), Serbia (Bogdanovic), Eslovenia (Doncic), Canadá (Gilgeous-Alexander), Letonia (Kurucs), Finlandia (Markkanen), Nigeria (Okogie), Turquía (Osman) y Australia (Simmons).

Bogdanovic, MVP de la pasada edición, repite en un equipo liderado por los Lauri Markkanen, DeAndre Ayton (número 1 del último draft), Ben Simmons y Luka Doncic. Estos dos últimos, el vigente Rookie del Año y el que será su sucesor en este premio, un Doncic que ha entrado en la NBA con una fuerza arrolladora. Enfrente, Trae Young, el base que intercambiaron por él Hawks y Mavericks. Y el número 2 que fue elegido justo por delante, el ala-pívot Marvin Bagley. Pero más allá de ese toque de morbo, la NBA volverá a presumir de talento joven, una camada extraordinaria en la que los estadounidenses, el US Team, tratarán de vengar las dos últimas derrotas con proyectos de súper estrella como Donovan Mitchell y Jayson Tatum al frente. Los entrenadores, otro detalle estupendo, serán Dirk Nowitzki y Kyrie Irving. 

Con (muy bonitas) equipaciones que homenajean a los orígenes del baloncesto en Carolina del Norte, el Rising Stars Challenge supone el aterrizaje definitivo del fin de semana de las estrellas, la puerta que da acceso a la gran fiesta, una noche muy simbólica para los que algún día jugarán el domingo y en la que nadie ha anotado más que Kevin Durant (46), reboteado más que Andre Drummond (25) y asistido más que John Wall (22).

Una noche, además, en la que no habrá representación española por segundo año seguido (y tercero total desde 2006). Una pequeña sequía tras los años de bonanza abiertos por Pau Gasol (2002 y 2003) y a los que dieron continuidad Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández, Marc Gasol (dos veces), Serge Ibaka, Ricky Rubio (también dos) y finalmente, en 2017, Willy Hernangómez y Álex Abrines. En el Spectrum Center no habrá presencia española pero sí estará Doncic y, por cierto, otro ex ACB: Rodions Kurucs, que casi no tuvo minutos en el Barcelona la pasada temporada pero esta aprovechando cada oportunidad que le ha llegado en Brooklyn Nets. Hoy, como premio, se codeará con los mejores de su generación, una lista maravillosa de futuras estrellas que dirimen otro duelo Estados Unidos contra el Mundo al que siempre merece la pena echar un vistazo. Empieza la fiesta en Charlotte.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*