Tras el chasco de Gobert, así quieren cambiar los Jazz la elección del All Star

Como la temporada pasada, los Jazz han enderezado el rumbo después de un pobre inicio de temporada. Ahora mismo, parece improbable que se queden fuera de los playoffs: en 32-25, son sextos de la Conferencia Oeste, donde el curso pasado una crecida similar en la segunda parte les permitió sorprender a los Thunder en primera ronda. Después no pudieron hacer nada ante los Rockets.

Pero los Jazz se han quedado sin representación en el All Star Game de Charlotte. En la franquicia pensaban que Rudy Gobert merecía estar en la cita, y el propio pívot francés no ocultó su decepción. Promedia 15 puntos, 13 rebotes y más de 2 tapones por partido, y es uno de los jugadores más influyentes en defensa de toda la NBA. Hasta tal punto estaban decepcionados en Salt Lake City que han pedido a la Liga que se revisen los criterios de selección de jugadores. Ahora, los titulares son seleccionados por un voto ponderado por afición (50%), prensa (25%) y jugadores (25%). Después, los entrenadores eligen a lo suplentes y si hay que hacer algún cambio posterior por lesión, es potestad del comisionado Adam Silver.

El general manager Dennis Lindsey ha reconocido que quieren cambiar el sistema: «El sistema tiene fallos y lo de Rudy lo demuestra. Lo que proponemos es: A) un comité formado por personas que hayan sido jugadores, entrenadores, directivos, agentes, ojeadores, periodistas… y que combinen sus opiniones con especialistas en estadística avanzada. B) El proceso tendría que ser un aprendizaje con tiempo, los entrenadores no tienen en su vida diaria ocasión de ver en profundidad quién lo está haciendo bien más allá de los números básicos, no se fijan en quién está impactando de verdad en el juego. Su preocupación está en sus propios equipos. Tendría que haber un proceso sostenido de analizar quién lo está haciendo de verdad bien en plazos de semanas, meses… C) Después de todo esto ya hay un comité, hay un proceso y un cuadro de selección final. Hay unos criterios. Finalmente, la elección tendría que ser hecha en público. Hagámoslo con transparencia y saquémosle dinero. Sería un buen show televisivo. Con personas que ya no están en activo tampoco hay conflicto de intereses. D) Finalmente, los criterios tendrían que estar basados en estadísticas básicas, estadísticas avanzadas, balance de victorias y derrotas y comportamiento y decoro de los jugadores».

La NBA parece satisfecha con su actual sistema. Implica a la afición, acapara titulares y debate durante el mes de enero y pondera opiniones de fans pero también de profesionales. En todo caso, es el All Star Game y la propuesta de Lindsey parece excesivamente complicada, demasiado burocrática y no muy divertida. Al final, solo entran doce por Conferencia y siempre habrá, es obvio en el Oeste de los últimos años, jugadores que podrían haber entrado y finalmente no lo hacen. Quizá sea tan sencillo como eso.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*