Harden tendrá competencia: el MVP, más disputado que nunca

El All Star Weekend ha finalizado y ahora los jugadores afrontan unos días de descanso antes de comenzar la que será la fase final de la temporada. En los próximos dos meses se decidirá qué equipos van a los playoffs a jugarse el título y cuáles harán las maletas para irse a casa. También en este tiempo se terminarán de decidir quiénes son los jugadores más destacados del año y se entregarán los diferentes reconocimientos, entre los que está el más importante de todos ellos: el MVP de la temporada.

El codiciado trofeo es uno de los deseados por los jugadores de la mejor liga del mundo y en la presente temporada hay muchos que optan a él. Entre los nombres propios del presente año destacaba uno: James Harden. El escolta de los Houston Rockets está cuajando una de las mejores temporadas de los últimos años en cuanto a anotación y está liderando a su equipo a los playoffs con una exhibición individual tras otra. 

‘La Barba’ promedia 36.6 puntos 6.7 rebotes, 7.7 asistencias y más de 2 robos por partido en un año de ensueño. Lleva 31 partidos seguidos en los que ha anotado más de 30 puntos por encuentro y está acaparando todos los titulares por su capacidad para competir una noche tras otra y llevar al conjunto de Mike D’Antoni, muy mermado por las lesiones, a los playoffs (van cuartos en el Oeste). A medida que el americano sumaba partido espectaculares la gente asumía que iba a revalidar un MVP que ya logró el año pasado, y con el mayo promedio de puntos de los últimos 31 años (superando al Kobe de 2006 y al Jordan del 88 en esta faceta) no sería de extrañar que se llevara el galardón.

Sin embargo, el sistema de juego de Harden ha sido criticado en las últimas fechas. Kobe Bryant ya dijo que ese no era el camino para ganar campeonatos y Jordan lo reafirmó cuando dijo que sus 6 anillos eran más importantes que cualquier récord de anotación o de triples-dobles (en referencia a Westbrook). Además, el MVP suele estar reservado para jugadores cuyos equipos quedan en las posiciones delanteras de sus conferencias y superan las 50 victorias, aunque estas dos premisas se pueden saltar si la temporada roza lo sobrehumano, como ya pasó con Westbrook en la 2016/17.

Los candidatos se multiplican

Sin embargo, el mayor problema que tiene Harden para volver a ganar el MVP no son las críticas o la posición de su equipo en el Oeste en abril, sino la amplia red de candidatos que se ha postulado para el premio en una temporada que está siendo espectacular. La competencia más clara de ‘La Barba’ es Giannis Antetokounmpo. El griego está realizando una temporada de ensueño y de manos de Mike Budenholzer está liderando a su equipo a lo más alto del Este. Más de 27 puntos, casi 13 rebotes y 6 asistencias por encuentro con 40 dobles-dobles en 53 partidos (5 triples-dobles). Capitán de su equipo en el All Star, el joven alero tiene unas estadísticas que le podrían dar el premio en casi cualquier temporada de la liga y no sería de extrañar que se lo concedieran este año.

Tampoco a Paul George. Máximas de su carrera con casi 29 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias por encuentro, más robos que nadie en la liga y 38 puntos de promedio en los últimos 9 duelos. Ya lo dijeron los Blazers tras el 47+12+10 que recibieron por parte del alero: «La gente se vuelve loca con otros pero el MVP es George«. El ex de los Pacers está destacando después de que Westbook diera un paso a un lado. No parece que el base vaya a optar al premio que ganó hace dos años en la presente campaña, pero sigue su idilio con el triple-doble, ha vuelto a ser All Star y estará en los mejores quintetos. Ojo a los Thunder este año.

Los Warriors por su parte tienen a los candidatos habituales: Stephen Curry y Kevin Durant. El carismático playmaker está en casi 29 tantos con 5 rebotes y 5 asistencias por choque lanzando casi el 50% en tiros de campo el 44% en triples y más del 90% en tiros libres. Durant está en números similares. 28+7+6 con buenos porcentajes de tiro. Los Warriors están en lo más alto del Oeste y sus dos máximas estrellas optan (una vez más) a un premio que ya saben lo que es ganar. Aun así, Golden State parece tener la cabeza puesto en un nuevo campeonato para los que son los máximos favoritos y en un futuro en el que la continuidad del último jugador más valioso del All Star no está asegurada.

Joel Embiid o Kyrie Irving podrían ser otros nombres que entren en este lista. El pívot está dominando la zona con más de 27 puntos y 12 rebotes por noche, números con los que se podría comparar con el mismísimo Shaquille O’Neal. Irving por su parte está liderando a Boston a playoffs y jugando el mejor baloncesto de su carrera, aunque ahora ha vuelto a caer víctima de las lesiones y habrá que ver como está cuando regrese.

¿Y LeBron?

Obviamente hay un puñado de jugadores que podrían encontrarse entre los candidatos pero que se ven penalizados por el nivel de sus equipos. Es el caso sobre todo de anthony Davis, pero también de Vucevic, Griffin, Beal… Sin embargo, la mayor ausencia y el nombre que por primera vez en mucho tiempo no está en boca de todo el mundo es el de LeBron James. El alero está chocando con la realidad de un Oeste ultra competitivo en su llegada a los Lakers: su equipo va décimo y está fuera de playoffs, y tendrá que hacer un final de temporada muy sólido si quiere llegar a la fase final en un equipo que todavía tiene muy presente la frustrada llegada del Davis en el último mercado de fichajes.

Además, el ex de los Cavs se ha perdido más partidos que nunca este año (18) y se está teniendo que enfrentar a su propia humanidad, que a todos los inmortales les llega con la edad (34 años). A pesar de que en los encuentros disputados sus números no se han resentido (26.8+8.6+7.6) su prolongada baja y la mala posición en la que se encuentran los Lakers podrían apartarle no solo de la lucha por el MVP, también, por qué no, del primer quinteto de la temporada, en el que ha estado en 12 ocasiones, más que nadie, y del que no se baja desde 2008.

De una forma u otra, la posible ausencia del ‘Rey’ en la candidatura no le quita competencia a un premio que tiene a más jugadores que nunca optando a él. Está claro que James Haden tiene competencia: el MVP de la temporada está más competido que nunca.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*