El calvario de Pau: 13 minutos en los últimos 5 partidos

Rookie del Año, 6 veces All Star, 6 veces en los mejores quintetos, 2 veces campeón de la NBA… estos logros son solo algunos de los que conforman el currículum de un jugador histórico para el baloncesto español y que muchos querrían para sí en la NBA. Un jugador que hoy no encuentra su sitio en la liga. La edad, el físico y la llegada de un nuevo baloncesto, han relegado al mayor de los Gasol  aun segundo plano en la competición.

El de Sant Boi tenía apalabrado con su entrenador Greg Popovich partir de la segunda unidad en la presente temporada, pero tras la lesión de pie por estrés ha tenido un papel testimonial en la rotación. Ha jugado 27 partidos, solo 6 como titular y promedia tan solo 12 minutos por partido, el mínimo de su carrera. El encuentro en el que más tiempo estuvo en pista fueron 23 minutos y solo ha estado más de 20 minutos en cancha en 3 partidos. Suma 13 minutos en los últimos 5 partidos y promedia el mínimo de su carrera en todas las categorías estadísticas y tiene un papel irrisorio en una franquicia que está luchando por los playoffs.

Pau no está cómodo con la situación y así lo ha manifestado. Tras la derrota de los Spurs ante Toronto en un partido en el que que no jugó ni un minuto ante su hermano dijo que la situación era «decepcionante» y que no había saltado a pista por «decisión técnica».  «La realidad es que la liga está cambiando mucho. Se está llevando un juego de muy pequeños. Es difícil ver equipos con dos grandes en la pista. Eso limita mucho las opciones para los jugadores grandes«, añadió el español. Al partido siguiente en esta pasada madrugada ha sumado sólo 6 minutos en el Madison Square Garden

Estas palabras representan una realidad actualmente. La ‘era de los triples’ se ha establecido en la NBA, se practica un juego muy rápido y con jugadores muy pequeños y las situaciones en el poste cada vez son menos frecuentes. Popovich se enfrenta a complicados emparejamientos defensivos con Pau en pista; un jugador de 2’14 que tiene que salir al triple a defender a gente más pequeña crea graves problemas. Los movimientos laterales y la defensa del pick and roll, que nunca han sido el punto fuerte del dos veces campeón, se han resentido más con la edad. Su visión de juego y capacidad reboteadora le han permitido salir adelante las dos últimas temporadas, pero cada vez cuesta más verle en pista a pesar de que como él mismo ha dicho, es un competidor.

Nowitzki, Carmelo y el fin de ciclo en la liga

No es el único caso que hemos visto. La edad retirta a mucho jugadores, pero la evolución de la práctica del baloncesto puede acelerar el curso de las cosas. Carmelo Anthony ya se ha visto en esta disyuntiva en los últimos tiempos y se encuentra sin equipo. Nowitzki, jugador franquicia de Dallas y campeón de la NBA, está en un club que dejará que se retire cuando el quiera, pero ya hemos visto el bajón que ha dado en los últimos tiempos y que ahora, cuando sale a pista, es solo para tirar triples.

Estos profesionales pertenecen a una generación que ha entendido el juego de manera diferente. Gasol y Nowitzki, que comparten características físicas, han vivido la época de jugar en el poste y tirar menos triples. Además, aunque nunca han sido grandes defensores, siempre han tenido que enfrentarse a sus rivales en la zona y no han necesitado salir al triple para correr detrás de gente más pequeña y ágil que ellos. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos y no todos lo tienen igual de fácil.

El futuro de Pau y una retirada cada vez más próxima

La gran incógnita ahora para el campeón del mundo es cuál va a ser su futuro. Este año ya ha declarado que estará en el Mundial de Pekín y su intención, así lo ha afirmado, es competir en los Juegos Olímpicos de Tokio. Para ello tendría que seguir en activo al menos un año más, y esto es lo que genera más dudas.

San Antonio se ve en la situación de tener que pagar a Pau los 16’8 millones que tiene garantizados. Para la temporada siguiente tendrían que pagarle otros 16 millones justos, aunque ‘Pop’ podría decidir cortar al jugador y pagarle algo más de 6 millones. Si esto ocurriera, Pau sería agente libre y tendría que buscar equipo para jugar su 19ª temporada en la liga americana. Otra opcióin sería volver a España, pero el propio baloncestista ya ha declarado que ve esta opción cada vez más lejana, aunque nunca se sabe.

De una forma u otra está claro que el pívot está dando sus últimos coletazos en el baloncesto. Con una carrera profesional envidiable el de Sant Boi será recordado como el mejor jugador de  la historia de España además de haberse ganado con creces un hueco en la historia de la NBA. De momento, seguirá luchando por un hueco en los Spurs mientras mira ve como el momento de finalizar la aventura está cada vez más cerca.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*