Van Gundy: «El All Star se ha convertido en algo vergonzoso»

El All Star Game lleva dos años con nuevo formato que ha eliminado la tradicional batalla Este vs Oeste y ha introducido el concepto de dos capitanes que dan nombre a sus escuadras y eligen a pies a sus compañeros. En principio, la NBA ha conseguido que el partido, con su nuevo formato de selección de jugadores, genere más debate en las semanas previas y, al menos por los jugados en Los Ángeles y Charlotte, que se tome con un poco más de seriedad después de unas últimas ediciones demasiado festivas con el formato tradicional.

Según, la cita de Charlotte tuvo una muy pobre respuesta por parte de los aficionados estadounidenses. Si el Spectrum Center estaba lleno para el partido, las televisiones no acompañaron en el resto del país y el All Star Game 2019 se hundió en cuanto a audiencias después de años de sostenida estabilidad: 3,8 de rating y menos de 7 millones de telespectadores por los 4,3 y 7,6 de Los Ángeles 2018. Cifras que suponen, junto a las 2008 y 2010, las más bajas para este evento desde 1990.

Y entre el mundillo NBA también hay quien cree que no se trata de cambios de formato sino de la poca utilidad que el All Star tiene en estos tiempos para la propia NBA y el poco interés que despierta entre los aficionados. Jeff Van Gundy, entrenador y comentarista televisivo para ABC y ESPN, ha sido uno de los más rotundos al respecto: “Es vergonzoso se ha convertido en algo bastardo con respecto a lo que era. Ahora puedes ser un jugador de tercera división universitaria como era yo y ser el MVP de un All Star. Todo lo que tienes que hacer es penetrar y dejar una bandeja. Los jugadores son excelentes, a ellos hay que aplaudirles… pero llegar a este partido y tirar 160 triples… es vergonzoso. Vergonzoso. Los jugadores no quieren estar ahí. Adam Silver dijo que había que arreglarlo y no se ha arreglado nada”.

En L.A. el marcador final fue de 148-145 y este 178-164, en ambos cosas con el equipo de LeBron como vencedor, que en Charlotte remontó 20 puntos en una segunda parte en la que 49 de sus 65 tiros totales fueron triples. Entre los dos equipos batieron récord de tiros de tres lanzados (167) y entre triples y mates se repartieron 96 de las 134 canastas que se lograron. Van Gundy, que ha dirigido a la selección de EE UU en las Ventanas de la FIBA (para el Mundial se pondrá al frente Gregg Popovich), dirigió al Este en el All Star Game de 2000 frente a un Oeste entrenado por Phil Jackson.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*