«LeBron James ha destrozado la química de los Lakers»

Sigue la pesadilla en unos Lakers para los que quedarse fuera de playoffs ya ha dejado de ser un temor (cada vez más fundado) y se ha convertido en la posibilidad más realista después de cuatro derrotas en cinco partidos. Un equipo que necesita urgentemente victorias pero que pierden en Atlanta, Nueva Orleans y Memphis no parece tener otro destino, por mucho que el octavo puesto del Oeste se está poniendo más barato de lo que parecía en un principio.

A estas alturas, los Lakers llevan solo tres victorias más que hace un año por estas fechas. Eso supone, desde luego, una decepción estruendosa tras la llegada de LeBron James. Y más después de que el equipo cogiera en diciembre un ritmo óptimo: estaba 20-14, y cuarto del Oeste, tras la victoria en Oakland el día de Navidad, cuando arrollaron a los Warriors… pero perdieron a LeBron. La lesión del alero, y el resto de problemas físicos que han sacudido al equipo, han sido un asunto capital que ha conducido a la actual crisis. Pero también lo ha sido el cisma que se abrió en el vestuario con la fallida operación Anthony Davis, tras la que LeBron no ha ejercido precisamente de líder. Sus declaraciones después de cada derrota son cada vez más cuestionadas por los dardos que lanza a unos compañeros a los que debería estar liderando con más autoridad, sobre todo fuera de la pista.

En la cancha, LeBron promedia 24,6 puntos, 10,4 rebotes y 10,4 asistencias desde su regreso. Pero su actitud defensiva sigue dejando mucho que desear y le ha faltado explosividad física después de la ausencia más larga de toda su carrera. Pero lo peor fue la implicación que sus compañeros vieron en el posible traspaso por Anthony Davis, que comparte con él agencia, Klutch Sports, el entramado de Rich Paul, mano derecha del propio LeBron. Un ejecutivo le ha asegurado a Eric Pincus, de Bleacher Report, que este ha sido un factor clave en el desastre en el que se está convirtiendo esta temporada para los Lakers: “Mató la química del vestuario. No tenía que haberse hecho de forma tan pública todo ese proceso. Hasta eligiendo a sus jugadores para el All Star Game, se rio cuando habló de tener en su bando a Davis”.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*