Los Lakers, de desastre en desastre: esta vez tocó Memphis

Las cosas no mejoran para Los Ángeles Lakers. El equipo perdió por segunda noche (lleva 7 derrotas en los últimos 10 partidos) ante un equipo con peor récord en el Oeste. Y empieza a no haber tantos. Ya sólo son cuatro, después de que les haya adelantado los Timberwolves. Así que, si aún pretenden entrar en playoffs, cosa que cada vez parece más complicada, no pueden permitirse ir perdiendo día sí día también ante rivales como los Memphis Grizzlies.

Lo peor es que los locales, que fueron por delante todo el encuentro desde el segundo cuarto, apenas lograron superar la barrera de los 10 puntos de diferencia en ese periodo. Es decir, que los Lakers siempre los tuvieron a tiro y aún con todo no fueron capaces de ponerse por delante en ningún momento. ¿De quién es la culpa? A esta alturas lo raro es que haya alguien que no tenga algo de culpa, aunque sea un poquito.

De momento parece que se les ha olvidado defender. El banquillo jugó a un nivel que no es de recibo: 7 puntos entre seis jugadores. El que más jugó, Cadwell-Pope con 17 minutos, sólo tiró dos veces. Rajon Rondo, el que más lanzó (1/6) desesperó a la afición angelina. No dio ni una asistencia y perdió 3 balones en los 15 minutos que estuvo en cancha. El único con +7- positivo, Lance Stephenson con +5, sólo jugó 3 minutos.

Mientras tanto, el quinteto titular sin base se encomendaba a LeBron James, que batió dos récords históricos que seguramente no le sirvan de consuelo. Con su 24+12+11 entró en el top-10 de máximos asistentes históricos (es el primer jugador en la historia en estar entre los diez primeros puesto en puntos y asistencias) y también adelantó a Wilt Chamberlain con el cuarto jugador con más triples-dobles de siempre. Al final del encuentro acabó criticando al equipo por no saber llevar la presión de perseguir la post temporada.

En el bando contrario Mike Conley hacía lo que quería (30+2+5), mientras Valanciunas (20+13) y Bradley (15+6+3) reverdecen viejos laureles, especialmente los del segundo. Joakim Noah, que está viviendo una segunda juventud en Memphis, también trajo de cabeza a los Lakers con 14 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias en 24 minutos desde el banquillo. Los Girzzlies, a los que tampoco les interesa ganar demasiados partidos, lo están haciendo cada vez con más frecuencia desde el traspaso de Marc Gasol. Siguen penúltimos, pero comienzan a acercarse a Mavericks y Pelicans.

En los Lakers sólo Kuzma e Ingram mantuvieron el ritmo de LeBron. Entre los dos metieron 54 puntos, con un 63,3% en tiros de campo y un 70% en triples. Pero está claro que no les llega para ganar cada día. Es más, pierden más que otra cosa y a este ritmo (siguen a tres victorias de la octava plaza con dos equipos por medio) LeBron tiene pinta de que se puede quedar sin jugar los playoffs por primera vez desde 2005.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*