Los Sixers caen ante los Warriors con un último minuto difícil de explicar

Vaya por delante que en el Wells Farhgo Center se vio un gran partido de baloncesto. A pesar de que en cada equipo había una ausencia notable (Embiid en los Sixers y Thompson en los Warriors), los que estuvieron en pista demostraron ser dos equipos que quieren ir a por todo este año. Los Warriors una vez más y como no podía ser de otra manera y los Sixers por primera vez en mucho tiempo como aspirantes reales.

Cada cual tuvo su momento en el partido, con los locales yéndose con una buena ventaja al descanso (+12) después de un gran segundo cuarto (35-24), mientras que los visitantes daban la vuelta a la tortilla en el tercero (23-38). En el último parcial los de la Bahía tomaron la iniciativa y parecía que no iban a dar opción a su rival, pero estos supieron arreglárselas para llegar a los últimos minutos con opciones, a pesar de los malos porcentajes de Tobis Harris y Jimmy Butler (33,1% entre ambos).

Pero iban a ser los propios Sixers los que se iban a sabotear a si mismos en el último minuto. Después de un triple de Harris, el tercero suyo en once intentos, se quedaban a tres puntos con 37 segundos por jugarse. En lugar de defender, Mike Scott, que por cierto fue uno de los mejores jugadores sobre la cancha (22 puntos, con 6/9 en triples y 4 rebotes desde el banquillo), le hacía una falta a Kevin Durant dos segundos después. Después del partido el jugador no supo justificar esa acción y pidió perdón por ella.

El de los Warriors metió los dos. Durant fue el mejor del partido (34+5+5) y ya son 53 veces las que mete al menos 30 puntos esta temporada, algo que ya logró en sus dos anteriores campañas en el equipo californiano. Es el tercer jugador que logra algo así en sus tres primeras temporadas con los Warriors, después de Wilt Chamberlain y Rick Barry.

Más adelante, con los visitantes otra vez tres arriba y balón para los Sixers, Draymond Green cometió una falta en el medio campo sobre Simmons. El jugador de los Warriors declaró después que no quería hacerla, pero mandó a la línea de personal a un jugador con un 58% de acierto. Simmons, que firmó un nuevo triple-doble (25+15+11+3), metió el primero. Y en una decisión que sorprendió a todos, tiró a fallar el segundo. Brett Brown, técnico de los Sixers, explicó después que era algo preparado y que en esas situaciones y sin tiempos muertos, como era el caso, prefiere no entrar en un carrusel de tiros libres. 

Pero la idea no salió bien. Aún así Durant falló uno de sus dos tiros libres siguientes dejando a los Sixers otra vez a tiro de tres. Simmons intentó buscar a Harris, que estaba sólo en la esquina, pero fue imposible. Los Warrios se acabaron imponiendo llegando a los 120 puntos por 30ª vez este curso, igualando su marca del año pasado a falta de 19 partidos.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*