Los Celtics olvidan la crisis a lo grande: palizón a los Warriors con Hayward como líder

Los Warriors están teniendo algún patinazo gordo en casa esta temporada (derrotas ante los Bucks, Rockets, Thunder, Raptors y Lakers con -al menos- 20 puntos de diferencia en todos ellos), pero ninguno de ellos había llegado en el momento de levantar a un muerto viviente y hacerlo revivir. Hasta ahora. Llegaban los Celtics en un momento muy bajo, con problemas de conexión entre los compañeros, recaditos públicos entre los miembros de la franquicia y un mal juego bastante palpable, pero la calidad no se negocia ni se regatea y éstos tienen bastante.

El enfrentamiento tuvo poco de ídem y mucho de otras cosas. Como, por ejemplo, de puntos por parte visitante. Muchos. La diferencia se fue hasta los 33, pero por inercia también ya que al descanso los Celtics dominaban ya por 25 y no se les iba a escapar de ninguna forma, querían dar un puñetazo en la mesa en el mejor escenario de todos para hacerlo: el pabellón del actual campeón.

Las ofensivas venían desde todos los frentes: Tatum taponando, Brown poniendo la explosividad, Morris llevando la batuta exterminadora en los dos lados de la cancha y Hayward haciendo lo que de verdad se espera de él. No sólo anotó, también chupó mucho balón para buscar espacios y dejar en posiciones más favorables a sus compañeros. El Hayward que sólo había aparecido con esbozos este año, el de su vuelta tras el horror que sufrió el pasado con la lesión en la pierna izquierda que petrificó a toda la NBA, en un par de ocasiones, el Hayward de Utah, el Hayward que logra 30+7+4+2 en 28 minutos y que consigue un balance de +32 en un partido que su equipo gana por 33.

Los Warriors estuvieron absolutamente perdidos todo el partido. Se veía en el poco rugir del Oracle Arena, un pabellón que destaca por justo lo contrario, en llegar a las veintiuna pérdidas y en coger sólo rebotes fáciles para no perder en la estadística de un apartado en el que realmente sí fallaron. Sólo destacó Curry, con 23 puntos (8/16 en tiros).

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*