Un Bulls-76ers curioso: se sigue jugando mientras Otto Porter ya pasaba el control antidopaje

Extraño suceso el acontecido en el United Center de Chicago. El Bulls-76ers tuvo un final apretado, pero sobre todo no inusual.

Los Bulls ganaron 108-107 gracias a una bandeja de Zach LaVine, que volvió a salirse (39 puntos, con 14/26 en tiros).

La acción final fue revisada en lo que los jugadores de ambos equipos se dirigían a los vestuarios para ducharse. Sólo algunos se quedaron porque era una revisión oficial por parte de los árbitros, legítima, y terminó decidiéndose que se debían repetir las últimas cinco décimas de segundo. Eso provocó una situación tremenda.

Por un lado, los jugadores de los 76ers tuvieron que salir de nuevo a la cancha para disputar el trámite, ya que el partido estaba perdido y además por la mínima. Pero hubo un jugador de los Bulls, Otto Porter, que no pudo regresar a la cancha… ¡porque estaba pasando ya el control antidopaje! La explicación del jugador a los periodistas fue todavía más dantesca e hilarante: «Estaba a mitad, no podía parar».

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*