Hayward remata y dos de dos para los Celtics en California

Los Celtics llegaban la noche del martes a Oakland sumidos en una crisis de juego, resultados y ambiente interno, y tenían por delante cuatro partidos en una semana en California. Ya van por la mitad de este viaje y el resultado no podría ser mejor. Dos victorias en dos partidos, primero arrasando a los campeones y ahora imponiéndose en un final de infarto en Sacramento.

Los partidos en la capital del estado californiano suelen ser un espectáculo, y es que los Kings son uno de los equipos más divertidos de ver. Y hasta hace no mucho esa diversión se transformaba en resultados que les mantenían en la pelea por los playoffs. Aún no hay que descartarles definitivamente, pero ya están a cuatro victorias de los Clippers. Han perdido seis de su últimos ocho partidos y la cosa se les está poniendo realmente complicada. Lo bueno es que este grupo jovencísimo de jugadores está demostrando tener el potencial para hacer un gran papel durante muchos años. Lo malo, que para esta temporada apunta a que se van a quedar cortos.

El partido, bastante igualado durante los 48 minutos, fue subiendo de intensidad en la segunda parte (60-62). Los Celtics llegaron a los últimos minutos con ventaja. Rozier (16+6), que ocupó el puesto de Irving, disparaba desde el triple (4 para él) y Morris hacía de todo (19+5+4), pero los Kings respondían con las transiciones rápidas de De’Aaron Fox (16 y 7 asistencias) y Buddy Hield (23+8) y también con los triples de Harrison Branes (24+8, 4/7 desde la línea de tres).

Jason Tatum (24+3) con una magnífica canasta con stepback a una pierna daba ventaja a los suyos en el intercambio de disparos. El joven alero fue el gran sostén de los verdes junto a Al Horford (21+11+7). En el otro bando Cauley-Stein (19+7+3+2) ponía el partido en un suspiro al cazar un rebote en ataque y hundirla en la red.

Y así se llegó a la penúltima jugada del encuentro, con empate a 109. Entonces apareció Gordon Hayward (12+3+5), que ya durante el partido había dejado algunas acciones que recordaban a su temporada de all star en Utah. En una jugada prácticamente de coast to coast, llegó a la zona en lado izquierdo del aro, se levantó y aguantó en el aire ante el intentó de tapón de Hield. Canasta, dos segundos por jugarse y los Celtics dos arriba.

Barnes, con un triple a la desesperada desde muy lejos no acertó y la victoria se la llevaron los visitantes a Boston. La segunda que se quedan en dos partidos en tierras californianas. Aún les queda visitar a los dos equipos de Los Ángeles. Cuidado, no vaya esta gira en la otra punta del país a despertar a un monstruo que parecía completamente dormido.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*