Doncic naufraga ante San Antonio y Dallas sigue en caída

Cuando el balón dice que no, es que no. Y este miércoles, en el American Airlines Center, la pelota no quiso ser amiga de Luka Doncic y los Dallas Mavericks cayeron contra San Antonio Spurs (105-112). Es la sexta derrota consecutiva de los texanos, que aún no han ganado en este mes de marzo y acumulan once encuentros sin ganar de los últimos doce disputados. Desde que realizaron el traspaso por Kristaps Porzingis, los Mavs solo se han llevado cuatro encuentros de 17.

El mensaje tras la operación fue claro: mirar ya a la próxima temporada y si se consigue un buen puesto en el próximo draft, mejor que mejor. El problema es que a estas alturas de la película es muy difícil caer mucho más abajo (ahora es el sexto peor conjunto de la NBA con un balance 27-40). Hay cinco equipos con peor balance, cuatro de ellos casi imbatibles: Chicago (19-50), Cleveland (17-51), Phoenix (16-52) y Nueva York (13-55).

Doncic, 12 puntos, 5 de 18 en el lanzamiento

Una situación muy dura para un ganador como Doncic que, además, sufrió como nadie. El esloveno saltó a la cancha con problemas en la rodilla y se notó demasiado tanto en el tiro como en el control del balón. Alcanzó solo 12 puntos, su anotación más baja desde el 19 de enero contra Indiana (8 tantos) con una serie horrible tanto en el lanzamiento en juego (5 de 18) como desde la personal: solo embocó uno de sus nueve intentos desde la personal. Tocó fondo en el tercer cuarto cuando erró tres consecutivos después de recibir una falta cuando se disponía a lanzar desde el triple. Además, acumuló nueve pérdidas, empatando su máxima en la NBA (Clippers, 25 de febrero).

Su evolución durante el encuentro lo dice todo. En el primer cuarto no anotó ninguno de sus tres lanzamientos y en el segundo, hizo un 2 de 6. En el tercero acertó solo uno de sus cuatro intentos y en el último, 2 de 4. 

«No puedo culpar a la rodilla. Honestamente, no estaba al 100% pero quería jugar. Siempre quiero jugar«, dijo Doncic tras acabar un partido en el que San Antonio nunca pasó por verdaderas dificultades con un DeRozan (33 puntos) y Aldridge (28) estelares y mantuvo a su rival a una distancia respetable para enlazar su sexta victoria seguida, la séptima en diez partidos. Sus cinco encuentros de distancia con Sacramento Kings (noveno clasificado) a falta de 14 duelos para cerrar la Regular Season casi certifican su presencia en los próximos playoffs por el título. Algo espectacular en un equipo que se ha tenido que reinventarse tras la salida de Kawhi Leonard y Tony Parker, la retirada de Manu Ginóbili y las múltiples lesiones sufridas en el puesto de base antes incluso de que el balón volara por primera vez este curso. La magia de Pops.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*