Embiid se impone a ‘Anteto’ en un duelo con sabor a playoffs

Si el otro día nos quedábamos con las ganas tras un duelo entre los Thunder y los Warriors que prometía y que acabó con paliza de los de Steve Kerr, el choque entre los Bucks y los Sixers no decepcionó en absoluto. Un partido con aroma a playoffs entre dos equipos que se bien se podrían jugar el trono del Este en la fase final y entre dos jugadores que están llamados a dominar la NBA en la próxima década: Joel Embiid y Giannis Antetokounmpo.

El pívot y el jugador griego mantuvieron un duelo espectacular en el que lideraron a sus equipo respectivamente para luchar por el partido. El primero acabó con 40 puntos, 15 rebotes y 6 asistencias (además de 3 robos y 1 tapón) y anotó un triple al final que fue la sentencia definitiva para los Bucks. Los líderes de la Conferencia Este se basaron de nuevo en Antetokounmpo para mantenerse a flote. El griego acabó con unos números bestiales (52+16+7+2) pero estuvo muy poco acompañado y acabó sucumbiendo ante unos Sixers que han llegado muy bien a este final de temporada.

El encuentro comenzó con la novedad de Nikola Mirotic (2 puntos y 4 rebotes) en el quinteto inicial por la lesión de un Marcus Brogdon al que los de Budenholzer echaron bastante de menos en el partido. Los Sixers metieron la directa nada más comenzar y mandaron durante toda la primera parte, aunque con los Bucks siempre al acecho. En el segundo cuarto los de Brett Brown dieron un golpe sobre la mesa y consiguieron superar la decena de puntos de diferencia, aunque de nuevo los locales se resistían a abandonarse en el partido. Anteto, con 17 puntos en el tercer periodo, reducía distancias y lo dejaba todo por decidir con 12 minutos por jugarse.

A pesar de jugar en campo rival a los Sixers no les tembló el pulso en la fase final del partido. Butler apareció en el cluth time para mantener las diferencias (para eso está Butler) y Embiid que llevaba 3 de 12 en triples, anotó el que tenía que anotar con menos de un minuto para el final y los Bucks a tan solo 3 puntos. Para eso están las estrellas, para aparecer cuando más se las necesita.

El choque puso en evidencia que a los Bucks les tiene que funcionar el ‘plan A’ para poder ser competitivos el problema es qué hay más allá de ese plan. El equipo pierde mucho con los descansos de un Antetokounmpo celestial mientra que acusan mucho cuando tienen una baja (Marcus Brogdon) que les desbarata sus planes. Middleton y Bledsoe deberían aportar más en los momentos calientes y las opciones en ataque se reducen mucho con 4 jugadores abiertos y Giannis penetrando. Pau, volvió a quedarse sin minutos y se acentúa su función de mentor dentro del vestuario pero sin casi oportunidades en cancha.

Los Sixers por su parte siguen sumando y se asientan en la tercera plaza de su Conferencia. Parecen, en estos momentos, el único equipo con sensaciones positivas y están demostrando haber llegado en una gran forma a esta fase del año. Los Bucks por su parte siguen manteniendo el primer puesto del este y la derrota en Toronto no les ha perjudicado, pero siguen basándose mucho en ‘Anteto’ y ese único plan que, de momento, parecen tener claro y que les ha llevado a ser el mejor equipo de la regular season. Y en playoffs necesitas más de un plan. Siempre.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*