Ja Morant, el único que se atreve a discutir de lejos el reinado de Zion

Cuando comenzó la temporada universitaria algunas voces alertaban de que había que girar la mirada hacia Murray St, una universidad pública de Kentucky donde jugaba un base llamado Ja Morant. En realidad la mayoría decían que iba a mejorar su primera temporada allí (12,7 puntos, 6,5 rebotes y 6,3 asistencias en 34 minutos de juego), pero pocos por no decir nadie esperaban que ese base desgarbado llegase al March Madness como el favorito en todas las quinielas del draft sólo por detrás del inevitable Zion Williamson.

Para llegar a este punto Morant ha firmado una temporada nuca vista en la NCAA. Sus 24,6 puntos, 10 asistencias de media son históricos, su mejora en todas las estadísticas salvo en los rebotes le presentan como un jugador con un techo incalculable y su desempeño en la cancha más allá de los números como alguien hecho para jugar (y triunfar) en la NBA.

Han sido varios partidos los que les ha sacado las castañas del fuego a su equipo, uno de los primeros en lograr el pase para las eliminatorias por el título. Su capacidad atlética, que se ve mejor que nunca en los impresionantes mates que hace día sí día también, es lo que más llama la atención. También en sus arrancadas y cambios de ritmo. Pero hay cosas escondidas más allá de los fuegos artificiales que le convierten en un jugador muy especial.

Por ejemplo su buen manejo del balón con ambas manos, lo que le ha permitido multiplicar exponencialmente una visión de juego ya de por sí bastante elevada. También se ha puesto las pilas en defensa, donde dobla los robos respecto al año pasado (0,9 por 1,8), quedándose muy cerca de unos más que respetables 2 por partido. Y su mejora general en el lanzamiento es otro de sus puntos fuertes, especialmente en el tiro de dos, donde promedia un magnífico 50,3%. En triples aún no está en una cifra para considerarle una amenaza total (33,6%) pero ha subido sus números respecto a la 2017/18 en un 3%. 

Y los tiros libres, un arma muy importante para alguien como él que no rehuye el contacto y saca muchas faltas, los tiene bajo control. 81% de acierto por el 80,6% de la temporada pasa, aunque tirando el doble de veces. Para un jugador que está lanzando más de ocho tiros libres de media, asegurar el 80% de acierto es un dato muy importante.

No va a ser el 1, porque Zion tiene aspecto de jugador generacional, de los que aparecen una vez. Pero Morant es el otro nombre sobre el que ahora mismo parece que se puede construir un proyecto ganador a largo plazo, siendo él el jugador franquicia. El tiempo nos dará la razón o nos la quitará sobre esto último, pero si tienen dinero y quieren apostar sobre seguro, apuesten por el 2 de Morant en el draft. Ni ustedes ni el equipo que le elija se va a arrepentir. 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*