El tatuaje que salvó a la “novia” de un pandillero de ir a la cárcel en El Salvador

La Fiscalía de El Salvador multiplicó por 15 el uso de la figura del testigo protegido en los últimos 11 años. El caso de Hebe, una joven acusada por su novio de colaborar con la pandilla Barrio 18 Sureños, ilustra las consecuencias que puede tener el uso desmedido de testimonios como única prueba contra estas organizaciones criminales.
BBC Mundo – Noticias

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*