Stephen Curry, el mejor tirador de la historia, no veía bien hasta hace tres semanas

Parecía una broma cuando el otro día Curry le decía esto a los periodistas: «He empezado a llevar lentillas», después de meter el 50% de los triples que intentó ante los Nuggets. Era el noveno partido seguido en el que se le veía especialmente acertado, en todos ellos metiendo al menos 5 triples. En esta racha ha acertado 56 de los 109 que ha lanzado, un 51,4% de efectividad. Así que la prensa le preguntó por esa racha y Curry dijo lo de las lentillas. Y allí nadie se lo tomó en serio, así que el jugador tuvo que aclararlo: «Estoy hablando en serio».

Marcus Thompson, periodista de The Athletic que tiene una relación muy estrecha con el jugador, ha escrito un artículo explicando todo. Y la conclusión es que Stephen Curry, considerado el mejor tirador de todos los tiempos, el tercero con más triples de la historia (que si no baja el ritmo acabará primero), el jugador con mejor porcentaje en tiros libres de siempre… No veía bien. Nunca ha visto bien hasta hace tres semanas.

Según Thompson, el de los Warriors sufre una enfermedad degenerativa en las córneas llamada queratocomo. Lo que provoca es una alteración en la forma de la misma, que pasa de ser redonda a tener forma de cono. De ahí el nombre, que en griego significa córnea y cono. La visión borrosa y la distorsión de la imágenes son los primeros síntomas de una dolencia que suelen sufrir las personas en una etapa joven de su vida, con una progresión lenta (entre 10 y 20 años) hasta los 40 como norma general.

El problema es que no se puede operar y que no deja de avanzar hasta el momento en que se detiene, y que normalmente el uso de gafas o lentillas funciona durante no demasiado tiempo porque es difícil adecuarlas a las deficiencias de cada paciente. De momento, a Curry le han funcionado a la perfección: «Siento que tengo ojos nuevos, como si el mundo entero se hubiese abierto ante mí».

Los que hayan visto partidos de los Warriors habrán notado cómo hay momentos en los que Curry parece algo perdido y también cómo es muy habitual verle tocándose los ojos, abriéndose los párpados con los dedos. Según Thompson todo ello está directamente relacionado con su enfermedad. Hasta ahora se había negado a utilizar lentillas y él es el primero que sabe que aún le quedan unos años por delante en el que su queratocomo va a ir a peor. Pero todo eso no le ha impedido meter 2.469 triples en toda su carrera, tirando por encima del 43%, por encima del 51% desde todas las distancias y por encima del 90% desde la línea de personal. ¿Que habría pasado si viese bien?

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*