Jokic y Murray recuperan la ventaja de campo de los Nuggets

Ayer decíamos tras el la victoria de los Thunder ante los Blazers que esa era la eliminatoria más igualada de esta primera ronda junto al Nuggets-Spurs y parece que no nos equivocábamos. Primer 2-2, primera serie que se irá seguro hasta el sexto partido y primer día en el que los Nuggets parecieron el equipo que acabó segundo del Oeste y que peleó por el liderato de la conferencia durante muchos meses.

Y eso que en el primer cuarto la cosa pintaba del mismo color que en el tercero. Esta vez sin exhibición de Derrick White (8+4+5), pero sí con un LaMarcus Aldrige en modo estrella (24+9), que castigaba a los Nuggets desde dentro y desde fuera. 34-22 al final del primer periodo, pero el espejismo duró lo que tardó Nikola Jokic en ponerse a jugar. El pívot serbio dio una de sus particulares clases de cómo hacer de todo en una cancha de baloncesto. Ya fuese organizar a la defensa, cerrar el aro, hacer jugar al equipo, tirar triples, hacer suya la zona rival… Ya lleva 82 puntos y 47 rebotes en sus primeros cuatro partidos de playoffs, el mejor en su estreno en post temporada desde Shaquille O’Neal (85+51).

Jokic en su máximo esplendor para 29 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias y, lo que es más importante, reducir la desventaja de 12 puntos a la nada. 54-54 al descanso y partido nuevo para la segunda mitad. Y ahí sí, ahí fue cuando vimos a los mejores Nuggets de lo que va de eliminatoria. Incisivos, corales, creativos. Y con Jamal Murray uniéndose a la fiesta (24 y 6 asistencias para él). Además contaron con un gran Torrey Craig (18+8, 5/7 en triples).

Y también vimos a los grandes Nuggets defensivos, solidarios en las ayudas, que sacaron de quicio a más de uno. Especialmente a DeMar DeRozan. El escolta (19+5+5) acabó expulsado por tirarle el balón a un árbitro que le acababa de pitar una falta en ataque con el partido… 92-110. Una muestra de desesperación y de impotencia, resumen de lo que fue el encuentro para los Spurs.

En San Antonio pierden la ventaja de campo que ganaron el primer día y tendrán que hacer borrón y cuenta nueva, porque hasta ahora la eliminatoria parecía más de su lado. La madrugada del martes al miércoles vuelven a Denver y tendrán que recuperar lo que les hizo verse por delante. El que gane ese quinto partido puede tener medio pie en semifinales.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*