La recuperación de Nikola Jokic: comer, dormir y volver a comer

Los Denver Nuggets recuperaron esta madrugada todo el terreno perdido en la batalla del tercer partido contra los Portland Trail Blazers. En ese duelo, que ganó la franquicia de Oregón, se decidió tras cuatro prórrogas y con una explotación física impensable sobre Nikola Jokic. El pívot serbio disputó 64:58, casi 65 minutos y 44 de ellos seguidos sumadas la segunda parte y las cuatro prórrogas. Un sobreesfuerzo que acabó con una petición pública de perdón por parte de su entrenador, Mike Malone: «Es nuestro mejor jugador, nuestra mejor versión es con él en pista y yo no podía imaginarme que acabaríamos jugando cuatro prórrogas. No se queja, pero le pido perdón por esos 65 minutos».

Pero a pesar de esa cantidad ingente de minutos sobre la cancha, Jokic volvió a jugar como si nada en el Moda Center. Disputó 39 minutos, el máximo del duelo junto a CJ McCallum, y aportó un triple-doble clave para que los Nuggets empataran la eliminatoria a dos. Tras este encuentro, la prensa preguntó al serbio cómo se había recuperado entre el tercer y cuarto partido de la semifinal.

«No pensé en el partido»

«Comí, vi programas de televisión, volvió a comer y dormí. Ni siquiera pensé en el encuentro«, comentó el pívot instantes después de romper el micrófono de la sala de prensa y junto a un Jamal Murray que no pudo contener la risa al escuchar a su compañero. Jokic acabó renqueante el partido: sufrió un golpe en la rodilla derecha, pero no tiene mucha importancia, según Malone.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*