Nikola Mirotic y Pau Gasol, de sueño a pesadilla en los Bucks

Los Bucks no estarán en las NBA Finals 2019. La franquicia de Wisconsin fue eliminada por Toronto Raptors en las finales de la Conferencia Este, que remontó un 0-2 desfavorable, y no hizo valer su condición de mejor equipo de la fase regular de la NBA en la parte decisiva de esta temporada 2018/19.

Fuera del gran baile se han quedado dos de los cuatro españoles que optaban a participar en él hace sólo unos días: Nikola Mirotic y Pau Gasol deberán ver el Raptors-Warriors desde casa.

Para Mirotic y Gasol la situación se ha transformado en algo que no esperaban. Ambos llegaron a mitad de temporada, uno en febrero en el mercado de traspasos y otro en marzo tras salirse de su contrato existente, y las esperanzas de alcanzar el Anillo se transmutaron finalmente en un chasco.

Nikola Mirotic 

Su traspaso le llevó a un nuevo nivel. Empezó la campaña a un nivel altísimo en los Pelicans, pero sólo duró un mes. Luego entró en una fase de altibajos que hacía que un cambio fuera conveniente. Y pasaba de luchar por nada, porque los Pels ya lo habían dejado todo de lado con la situación de Anthony Davis por medio, a ir a por el campeonato con el equipo favorito -por número de victorias, no por sensaciones- de toda la Liga. El montenegrino aportaba lucha por el rebote ofensivo, juego al poste alto y muchos lanzamientos por fuera, que es lo que está pidiendo Budenholzer. Se lesionó, pero llegó a punto para la primera eliminatoria. El problema que ha tenido es de confianza, la suya y la del entrenador. En la serie contra los Raptors se le vieron las costuras y eso llevó al técnico a dejar de contar con él en los momentos decisivos: de promediar 22 minutos a jugar nueve en el quinto partido y nada en el sexto y último.

Ahora es tiempo de reflexionar. Mirotic saldrá al mercado en julio y, pese a algún rumor sobre volver a Europa, es un especialista que tiene adeptos y podría alcanzar un contrato de más de diez millones por año con facilidad en muchos equipos.

Pau Gasol 

El veterano jugador barcelonés, leyenda nacional y también de la NBA, se ha visto en una situación realmente peliaguda, no esperada y que le pone en una posición difícil para el futuro. Él quería luchar por el Anillo porque en los Spurs no estaba contando para Popovich, su valía como profesional le dejó expedita la salida del equipo y cazó una oferta para hacer lo que quería. En los Bucks no iba a jugar mucho, lo tenía claro; el ritmo alto con el que juegan, la eliminación de la posición pivotal en la que él tanto destaca o su decreciente aportación en defensa le hacían un eslabón más débil que otros con los que cuenta Budenholzer en Milwaukee (Lopez o Wilson). Pero el pobre Pau tiene una cruz más pesada encima: las lesiones. Un problema en el tobillo le hizo perderse buena parte de la postemporada, pero fue una fractura por estrés que no le pilla de nuevas la que terminó con su etapa y también con las opciones de ir al Mundial. En los Bucks sólo ha jugado tres partidos y ha metido cuatro puntos. 

Es complicado el verano para Pau Gasol. Cuando se abra el mercado cumplirá 39 años, él busca al menos uno más en la NBA para llegar a los Juegos de Tokio. Su rol está claro ya, para él y para el que le quiera. Sólo falta saber si podrá seguir.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*