El desfile de un militar golpista enreda al ministro de Defensa de Macri

Para el ministro de Defensa de Argentina, Oscar Aguad, el primer levantamiento armado que en 1987 desafió al gobierno de Raúl Alfonsín fue “un acontecimiento chiquito que no puso en jaque a la democracia”. Respondió así a las críticas que recibió por permitir que el exteniente coronel Aldo Rico, líder de aquella asonada, participara del desfile militar celebrado el martes en Buenos Aires para celebrar un nuevo aniversario de la independencia. Si Aguad intentó calmar aguas, logró todo lo contrario. Representantes del Gobierno de entonces lo acusaron de no reconocer lo duro que fueron los años de la transición, y recordaron que meter en prisión a los jerarcas de la dictadura costó a Alfonsín tres intentos de golpe de Estado, dos de ellos liderados por Rico. Aguad pidió disculpas por su exabrupto, pero el daño ya estaba hecho.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*