Trump, la raza y la caja de los truenos

El bulo nació prácticamente el mismo día que su carrera a la Casa Blanca. Barack Obama no habría nacido en Hawái, según decía su biografía y su pasaporte, sino en Kenia, así que no era estadounidense ni podía ser presidente. Las teorías conspirativas sobre el que iba a ser el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos datan desde al menos 2008, alentadas por el grupo ultraconservador Tea Party, pero en 2011 llegaron a un nivel tan irrespirable —cada vez más gente respondía en las encuestas que era natural de otro país— que se sintió obligado a mostrar su partida de nacimiento: Barack Hussein Obama nació el 4 de agosto de 1961 en Honolulu. A la cabeza de aquella campaña estaba de un famoso empresario de Nueva York que barajaba entrar en política: Donald Trump.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*