El fiscal de la trama rusa se reafirma ante el Congreso: “Trump no está exculpado”

La investigación de Mueller exploró durante dos años la injerencia electoral de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 y la posible conchabanza de Trump y su entorno en esta estratagema, que buscaba favorecer su victoria, y abordaba además un posible delito posterior de obstrucción a la justicia por parte del presidente, por tratar de torpedear precisamente estas pesquisas. Su informe final hecho público en abril confirmaba la interferencia rusa, pero no hallaba conspiración con los estadounidenses, y —lo más controvertido— dejaba sin concluir el asunto de la obstrucción. Mueller alegaba que imputar a Trump “no era una opción” por las limitaciones jurídicas, pero no le exoneraba, y describía una decena de episodios en los que el mandatario trató de influir, como cuando despidió al director del FBI James Comey o quiso hacer lo mismo con el propio fiscal especial.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*