El Gobierno de Brasil ataca la medición oficial de deforestación de la Amazonia

Es bien sabido que lo que no se mide no existe, ni se puede combatir. Pero medir una realidad —sea la desigualdad, la violencia machista…— es solo el primer paso. También es imprescindible que los implicados acepten los resultados de ese cálculo. Brasil mide la deforestación con satélites al menos desde 1988, pero el actual Gobierno ha lanzado una ofensiva contra un sistema de medición, el oficial, que cuenta respaldado por la comunidad científica brasileña y por la comunidad internacional. Las alertas de deforestación que tanto molestan al Ejecutivo indican que en los 12 últimos meses (hasta el miércoles, 31 de julio), la Amazonia ha perdido 5.879 kilómetros cuadrados, un 40% más que un año antes. Una superficie equivalente a las dos terceras partes del territorio total de Chipre.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*