Trump condena el supremacismo blanco pero no propone una reforma del control de armas

Tras un fin de semana en que dos ataques con armas de fuego han causado un total de 31 víctimas mortales, en El Paso (Texas)Dayton (Ohio), el presidente Donald Trump ha hecho un llamamiento este lunes para que Estados Unidos condene «el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco«. El republicano no ha propuesto una reforma al control de armas durante la rueda de prensa en la Casa Blanca: «Las enfermedades mentales y el odio aprietan el gatillo, no las armas». Sin embargo, horas antes, instó a través de Twitter a que los congresistas aprueben cambios legislativos que imponga «fuertes» requisitos y procesos de verificación para comprar armas de fuego. El mandatario vinculó estos hipotéticos cambios en las normas a una reforma migratoria, prioridad absoluta de su agenda y que, hasta la fecha, no ha podido sacar adelante por sus diferencias con los demócratas, que controlan desde enero de este año la Cámara de Representantes.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*