Zion Williamson: «Mi peor temor es perder el amor por el juego»

La temporada 2019-20 en la NBA arrancará el próximo martes 22 de octubre en el Scotiabank Arena con el duelo entre Toronto Raptors y New Orleans Pelicans. Un partido que servirá para rendir honores a los canadienses, que recibirán el anillo que les acredita como últimos campeones de la Liga norteamericana. Pero el foco de atención sobre ese encuentro no estará en esa entrega de premios, sino en Zion Williamson. Elegido como número uno del draft por la franquicia de Luisiana, el ala-pívot es el rookie más esperado desde Anthony Davis (y quizás desde el propio LeBron James).

La llegada de Williamson a la Liga norteamericana ha sido como un torbellino: sin disputar aún ni un minuto ya ha firmado un contrato con Jordan Brand de 75 millones de dólares en siete años. Además, con el uno bajo el brazo, se convirtió en el novato mejor pagado de siempre al cobrar en su primera temporada 9,7 millones de dólares.

El ala-pívot es un titán de 210 centímetros y 130 kilos de peso con una capacidad de salto y una explosividad que parecen imposibles por su volumen. Cualidades que le hacen inclasificables para una NBA que tiene unas expectativas muy elevadas para un joven jugador que ya tuvo un pequeño susto en forma de lesiones en su primer y único partido en la Summer League con los Pelicans.

Su tamaño le puede hacer propenso a las lesiones, dicen mucho. Sin embargo, ese no es su mayor miedo, como reconoció el propio Williamson a la ESPN. «Mi peor temor es, y sé que no va a suceder, perder el amor por el juego. He escuchado a gente a la que le ha pasado. Espero que eso nunca me ocurra porque amó este deporte. Si eso me pasa, me dolería muchísimo», comentó el nuevo gran reclamo de la NBA.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*