LeBron James y la ley «Fair Play to Pay» golpean a la NCAA

La máxima organización del deporte universitario, la NCAA, ha recibido un duro golpe a sus principios básicos actuales de la identidad y el modelo comercial, que serán ilegales en California a partir del 2023: el gobernador Gavin Newsom ha promulgado la ley denominada Fair Pay to Play, que dice que las universidades en California no pueden castigar a sus atletas por recaudar dinero de apoyo a su etapa estudiantil.

La firma fue organizada el lunes por nada menos que LeBron James y su plataforma multimedia The Uninterrupted. James, firme defensor de la ley tuiteó que el proyecto de ley «cambiará la vida de innumerables atletas que lo merecen».

Los defensores de la nueva ley dicen que la aprobación de Newsom marca el paso más significativo en una batalla de décadas para crear nuevas opciones de compensación para los estudiantes atletas de la NCAA. La ley, que entrará en vigencia en enero de 2023, no exige que las escuelas paguen a los atletas directamente como empleados. En cambio, hace que sea ilegal que las escuelas eviten que un atleta gane dinero vendiendo los derechos sobre su nombre, imagen o imagen a clientes externos.

La ley también permite que los atletas universitarios contraten a un agente con licencia para representarlos. El proyecto de ley fue enmendado varias veces, incluida una disposición reciente que impide que los atletas firmen acuerdos de respaldo que entren en conflicto con los patrocinadores de su equipo.

Por ejemplo, un jugador de baloncesto no podría usar los productos Nike durante los eventos del equipo si juega en una escuela patrocinada por Under Armour. Las reglas actuales de la NCAA no permiten a los jugadores aceptar ninguna compensación relacionada con su estado como atleta universitario de fuentes externas.

La respuesta de la NCAA

La junta de gobernadores de la organización y su presidente, Mark Emmert, enviaron cartas a los legisladores de California a principios de este año pidiéndoles que no aprueben el proyecto de ley. Emmert calificó el proyecto de ley como una «amenaza existencial» para el modelo deportivo universitario en una entrevista reciente con CBS Sports.

La institución, a través de su presidente de la Junta de Gobernadores, Michael Drake, ha reconocido que su organización quiere «evolucionar» y «modernizar» su enfoque de los derechos de nombre, imagen y semejanza, pero teme que el proyecto de ley de California tenga el potencial de difuminar una distinción clara entre las ligas profesionales y deportes aficionados universitarios.

La NCAA reunió a un grupo de presidentes de universidades, directores de atletismo y comisionados de conferencias a principios de este año para examinar las formas en que podría actualizar sus políticas actuales. Se espera que ese grupo informe sus conclusiones a la junta de gobernadores en algún momento en octubre, pero la promulgación de la ley perjudica la política de la NCAA de ir ajustando sus reglas para evitar una situación en la que las escuelas en diferentes estados estén operando con reglas diferentes.

Sin embargo, la senadora estatal Nancy Skinner, quien presentó por primera vez la ley de Fair Pay to Play en febrero, dijo que también espera que se produzca un cambio a escala nacional. Skinner reiteró que la NCAA ha tenido décadas para actualizar sus reglas y necesita presión legislativa para que sea impulsada a la acción.

La NCAA ha formado comités en el pasado, uno en 1998, para revisar sus reglas de compensación. Algunos directores de atletismo en California están preocupados porque la nueva ley realmente pondrá a sus escuelas en desventaja de reclutamiento. Si las reglas no cambian a nivel nacional antes de 2023, la institución ha dicho que a los equipos de California se les prohibirá participar en las competiciones de la NCAA.

En otras palabras, si California y la NCAA siguen en desacuerdo en 2023, la ley de Fair Pay to Play probablemente dará lugar a demandas que requerirán que un juez decida cómo se puede hacer cumplir. La NCAA sostiene que la nueva ley es inconstitucional porque viola las reglas que protegen el comercio interestatal.

Por su parte, Skinner dijo que múltiples expertos legales le han asegurado que el proyecto de ley es constitucional. Además, destacó que la afirmación de la NCAA de que prohibirá a las escuelas de California la competencia futura violaría las leyes federales antimonopolio.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*