Los republicanos se desmarcan de Trump y negocian con los demócratas sanciones a Turquía

Horas después de que aviones turcos comenzaran a bombardear objetivos de las milicias kurdas en el norte de Siria, Donald Trump ha asegurado que “Estados Unidos no apoya este ataque y ha dejado claro a Turquía que esta operación es una mala idea”.  En un comunicado, el presidente ha confirmado que ya “no hay soldados estadounidenses en la zona” atacada y ha insistido en que no quiere participar en “estas guerras sin fin y sin sentido, especialmente aquellas que no benefician a EE UU”. La decisión de Trump de abandonar a su suerte a los combatientes kurdos, valiosos aliados de Washington en su lucha contra el Estado Islámico, ha causado un feroz rechazo en casa, y ha abierto una fractura sin precedentes entre el presidente y su partido, consiguiendo que varios líderes republicanos se desmarquen de su actuación. Lindsey Graham, presidente del Comité Judicial del Senado y fiel aliado de Trump, ha anunciado la tarde de este miércoles un proyecto de ley redactado con los demócratas para sancionar a Turquía.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*