El caos se apodera de Sinaloa tras la detención y posterior liberación de un hijo de El Chapo

Un enfrentamiento entre miembros de la Guardia Nacional y criminales, entre los que se encontraba Ovidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, desató el terror en las calles de Culiacán, al norte del país, durante horas. La incertidumbre y el caos se apoderaron de la capital de Sinaloa y se extendió por todo el país en la medida en que las imágenes de las balaceras, con armas de alto calibre, se propagaron por las redes sociales. En un primer momento se informó de la detención del hijo del Chapo y horas después, trascendió su liberación, supuestamente para que los enfrentamientos no fueran a mayores, sin que este extremo fuese, al menos hasta medianoche, confirmado de forma oficial.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*