Una Bolivia partida en dos se mide en la calle a la espera del resultado electoral

Una detonación a lo lejos. Otra detrás de la esquina. En pleno barrio de Sopocachi, sector de clases medias y altas de La Paz. Estallidos de petardos. También de cartuchos de dinamita cortados en pedazos, según el Gobierno. Y después gases lacrimógenos, cargas policiales, enfrentamientos entre manifestantes y uniformados. Bolivia está partida en dos. Las elecciones generales del pasado domingo profundizaron la brecha social entre seguidores del presidente, Evo Morales, y de la oposición, cuyo principal representante es el candidato y exmandatario Carlos Mesa. Desde el lunes se registran protestas en las principales ciudades. Este miércoles los militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido oficialista, y miles de personas que reclaman un cambio se concentraron en lugares y momentos distintos para exhibir unidad y fortaleza a la espera del resultado del escrutinio.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*