La caída del peso argentino ensombrece el final de la campaña electoral

Cuando los argentinos tienen miedo, se vuelcan al dólar. Una frase hecha, que se actualiza ante cualquier turbulencia que haga temer otra crisis. Argentina elige este domingo nuevo presidente, en una elección que, si todo va como se espera, abrirá las puertas de la Casa Rosada al candidato peronista Alberto Fernández. La memoria de controles cambiarios y más injerencia estatal en la economía ha espantado a los grandes inversores y también a los pequeños ahorristas, que se desprenden de sus pesos para refugiarse en el dólar.Aquellos que aún confían en las posibilidades de Mauricio Macri tampoco tienen mucho para festejar.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*