¿Primera crisis del curso? Los Kings de Walton son un horror

Los Kings tienen el récord de más temporadas seguidas con balance negativo, quince entre 1983 y 1998. Ahora llevan trece, la tercera peor racha de la historia y la misma que les tiene desde 2006 sin jugar playoffs, más ahora mismo que ninguna otra franquicia. Se podría decir que en más de 35 años solo han sido un equipo funcional con Rick Adelman, que les dirigió entre 1998 y 2006 (precisamente) con un 63% de victorias y aquel lo que pudo ser y no fue de 2002, con el 3-4 ante los Lakers que le dejó a las puertas de sus primeras Finales. En su tercera y última temporada, Dave Joerger llevó al equipo a 39 victorias, casi el esquivo 50% pero insuficiente para meter al equipo en los playoffs del Oeste pese a que los últimos billetes acabaron estando menos caros de lo previsto. Los Kings divirtieron y tuvieron tramos excelentes jugando a toda velocidad, con De’Aaron Fox, Buddy Hield y Marvin Bagley construyendo algo parecido a un conato de big three de futuro… Pero Joerger se fue entre líos con los dirigentes y llegó un Luke Walton del que nadie sabía casi nada tras su extraño y finalmente feo paso por los Lakers: ¿fue víctima, culpable o mero espectador de los problemas constantes de los angelinos durante su etapa como técnico?

Pues solo han pasado tres partidos y en Sacramento ya hay muchas miradas puestas en Walton después de un inicio desastroso, horrible, horripilante de los Kings. Sensaciones nefastas y tres derrotas por una media de 23,6 puntos y con casi 120 encajados en cada una. Sus tres rivales (Suns, Blazers, Jazz) han superado el 50% en tiros y ellos se han quedado dos veces por debajo del 40. Para colmo, los Suns parecen emerger en una División en la que también están Clippers, Lakers y Warriors. No hay tregua. Y en un Oeste en el que nadie perdona. Se puede caer en la primera noche ante los Suns, pero no haciendo un papelón en la segunda parte como el que hicieron unos Kings que no tienen nada que ver con el equipo vital y competitivo de la pasada temporada, por ahora, y que, otra vez, pueden perder en Salt Lake City contra los Jazz (a casi todos los equipos les pasa) pero no pueden justificar un despliegue indigno: 113-81 final después de toda una segunda parte de minutos de la basura. 66-41 al descanso y 93-58 después de tres cuartos.

Peor: Walton retiró a todo el quinteto titular después de poco más de tres minutos de tercer parcial y con 75-43. Solo volvió después Dedmon. Ni Harrison Barnes (el alero transparente), ni un Buddy Hield que metió su primer tiro y falló los otros seis que intentó (3 puntos) ni un De’Aaron Fox que jugó con visibles problemas de cadera y que sumó 9 puntos con 9 tiros. Esa es otra cosa que tendrán que vigilar los Kings: el curso pasado les respetaron escrupulosamente las lesiones, que ahora ya se han cobrado una víctima (Bagley) y tienen entre algodones a Hield y Fox. Bogdan Bogdanovic anotó 10 puntos después de unos días en los que ha aireado, más madera, su descontento con su rol en el equipo, donde Fox y Hield forman una pareja de backcourt intocable.

Los Kings, peligro, reciben ahora a unos Nuggets que llegarán más descansados que ellos. Veremos si enseñan algún brote verde tras un partido lamentable ante los Jazz, que necesitaban recibir a un rival así para sortear sus problemas ofensivos de este inicio de curso (2-1, dos de dos como locales). Bojan Bogdanovic, que no jugó contra los Lakers y tiene un tobillo tocado, reventó a los Kings con 26 puntos y 5 triples en 24 minutos. Donovan Mitchell aportó 15 puntos y 4 asistencias sin forzar y en 25 minutos, mientras que por fin Mike Conley asomó tras sus dos nefastos primeros partidos (12 puntos y 8 asistencias en 24). Los Jazz irán a más, seguro. Los Kings… ya veremos.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*