Los cambios de ánimo de Kyrie ya preocupan a los Nets

Kyrie Irving ha sido uno de los principales fichajes de los Brooklyn Nets para esta temporada. En su camino hacia su primer anillo de la NBA, el equipo neoyorquino se ha reforzado con jugadores de la talla de Kevin Durant y DeAndre Jordan, con el objetivo claro de ser uno de los rivales a batir. Sin embargo, tras los primeros partidos, y según un artículo de la prestigiosa periodista Jackie McMullan en ESPN, en el vestuario de Brooklyn empieza a cundir el miedo de que los famosos cambios de ánimo de Irving, que ya han aparecido desde su fichaje, puedan debilitar al equipo y reducir sus opciones de alzarse con el título. El club confía en que su amigo Durant pueda ayudarle a controlar estas reacciones y que estas no afecten al conjunto de los Nets.

Los cambios de ánimo de Irving implican que este permanece en un silencio absoluto, y que no se comunica ni con el equipo técnico ni con sus compañeros. Durante el viaje de los Nets a China, el carácter del base se manifestó por primera vez, cuando, en el curso de una sesión de fotos, Irving se negó a quitarse el sombrero y pidió que se lo eliminasen con Photoshop. Esta reacción desconcertó a sus compañeros de equipo, que nunca lo habían presenciado en directo.

La estrategia de los Brooklyn Nets pasa por construir un bloque unido para poder luchar por el título en el medio plazo, y en el que se ayude a Kyrie Irving para que saque lo mejor de sí mismo. Para ello, varios de sus compañeros han mostrado ya su voluntad de ayudarle. “Tiene su manera de hacer las cosas. Respeto quién es y lo que hace”, declaró recientemente Durant. Por su parte, el manager general del equipo, Sean Marks, señaló su voluntad de continuar el diálogo con él para llegar a una buena solución.

“Me comporté de manera inapropiada”

Kyrie Irving llegó este verano a los Brooklyn Nets tras dos temporadas en el club de la ciudad donde se crio, los Boston Celtics. Por este equipo fichó en 2017 procedente de los Cavaliers con la voluntad de salir de la sombra de LeBron James y convertirse en el jugador franquicia del equipo. Sin embargo, fracasó en este propósito, y, a pesar de haber asegurado que iba a renovar por el equipo de Boston, se marchó en julio del TD Garden tras una temporada decepcionante en la que no cumplió sus objetivos ni expectativas.

Durante el Media Day de los Nets, a Irving le preguntaron al respecto, y él mismo reconoció sus errores. “Me comporté de manera inapropiada en mí. No estaba preparado para muchas de las batallas que tenía que librar allí, así que fallé a mis compañeros, al menos porque no di todo lo que podía haber dado durante la temporada”, declaró, y explicó también que la razón por la que había actuado de esta manera había sido el impacto del fallecimiento de su abuelo, en octubre de 2018, que, según él, le quitó la alegría y la ilusión por jugar al baloncesto.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*