Carmelo mantiene la esperanza: «Quiero seguir jugando al 2000%»

El 8 de noviembre de 2018 los Rockets visitaban la cancha de los Thunder. Previo a ese partido se pudo ver como Carmelo Anthony, vestido de corto, charlaba amistosamente con Russell Westbrook y Paul George, compañeros de equipo del alero durante el curso anterior. Esa noche los Rockets cayeron de manera contundente (98-80), suponiendo esta la sexta derrota de la franquicia en los diez partidos que llevaban de la temporada. Melo, que cerró su noche con 2 puntos, 5 rebotes y un ínfimo 1 de 11 en tiros de campo, aún no sabía que ese sería, al menos por el momento, su último partido en la NBA.

Ha pasado un año desde ese choque y Carmelo continúa buscando un hueco en algún equipo de la liga. Así lo ha hecho saber este jueves en unas declaraciones en la entrega anual de los premios Lou Gehrig, en los cuales fue homenajeado. Allí le preguntaron sobre si aún quería seguir compitiendo en la mejor liga del mundo. «Al 2000%. Que sea ese el titular», destacó con concisión el jugador de Siracusa.

Su caso sigue siendo un misterio. Los Rockets, desde entonces, dejaron al jugador fuera de las rotaciones hasta que el pasado 21 de enero fue traspasado a los Chicago Bulls, donde no llegó a debutar y fue cortado a los 10 días. Los precedentes no ayudaban, pues llegaba de hacer una mala temporada con los Thunder y coincidió con el mal inicio de la siguiente con la franquicia de Houston. Su adaptación al sistema de Mike D’Antoni no fue nada buena y junto a sus limitaciones en defensa aportaba poco en el juego: 5 asistencias, 4 robos y 8 pérdidas en sus diez partidos en la franquicia texana. Además, su aportación ofensiva era bastante irregular y su porcentaje de tiro, sobre todo desde la línea de tres, decrecía considerablemente.

Anthony vio entonces como se le cerraba la puerta de la NBA, y posteriormente la de la selección de Estados Unidos (seguramente donde ha ofrecido su mejor rendimiento) tras rechazar su ofrecimiento para jugar el Mundial. A pesar de las negativas, el que fuera 10 veces All-Star sigue esperando una última oportunidad para, al menos, poder despedirse como lo que en su día fue: una estrella.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*