Doncic inicia pletórico 2020: 34 puntos en la derrota de los Mavs

Dallas Mavericks perdió en Oklahoma City ante los Thunder (106-101) un partido que tenía casi resuelto a tres minutos del final. Es la segunda derrota consecutiva de la franquicia texana tras caer en el Staples Center de Los Ángeles contra los Lakers. Este nuevo tropiezo llegó a pesar de otra exhibición anotadora de Luka Doncic. El esloveno comenzó este 2020 como terminó el 2019: dominando el aro rival. Controlando cada centímetro del juego de los Mavs. El base terminó con 35 puntos (solo James Harden alcanzó ese nivel esta madrugada), 10 rebotes y 7 asistencias. Es la 14ª vez este curso que supera la barrera de los 30… y lo hizo con molestias en la muñeca izquierda y en la espalda por la escalofriante caída frente a los Lakers.

El pero a su actuación (al margen de la derrota, claro), su pésimo día desde el perímetro: solo acertó con 3 de los 16 triples que intentó. Un bajísimo 18,8%. Es la primera vez esta temporada que lanza tanto desde la línea de tres. Es la segunda ocasión que con más de una decena de lanzamientos desde lejos no llega al 20%. Un mal día en la oficina lo tenemos todos. Su obsesión por el triple estuvo condicionada por la baja de Kristaps Porzingis. El letón se perdió su segundo encuentro esta campaña por molestias en la rodilla derecha. Y Dallas no solo echó de menos sus 17,3 tantos y 9,4 rebotes de media, sino su capacidad de quitar presión ofensiva a Doncic. Juntos son letales. Cuando falta uno, todo es más difícil para Rick Carlisle y compañía. Sin el pívot, solo el esloveno rompió la barrera de los 15 tantos. Kleber se quedó en 14. Powell, en 11.

La actuación de Doncic

Con esa ausencia y un Doncic explosivo de inició (17 puntos en el primer cuarto; 23 al descanso), los Mavs marcaron territorio en OKC. Las rentas a su favor llegaron a pivotar entre los 8 y los 12 tantos durante el primer y el segundo cuarto. Sin embargo, los momentos de Schroder y de Gallinari (ambos 20 puntos) provocaron el empate al volver del descanso (52-52). El encuentro se formateó. Ninguno de los dos conjuntos daba estirones de verdad hasta el último periodo. Más concretamente, hasta los últimos tres minutos. Ahí, Doncic sacó magia. Acertó uno de sus tres triples de la noche a 2:53 para colocar un marcador, en apariencia, casi definitivo: 92-99. Pero entró en acción Chris Paul. El base, que firmó 17 tantos, mostró también lo que sabe hacer: en menos de 180 segundos anotó 9 de los 14 puntos finales de su equipo. Fue el motor de la remontada, del parcial 14-2 que dejó el triunfo en Oklahoma. Tanto Kleber como Doncic pudieron llevar el encuentro a la prórroga, pero ambos erraron su triples.

Es la tercera victoria consecutiva de los Thunder, la séptima en los ocho últimos partidos. Una racha que sitúa a los de Billy Donovan como séptimos en la Conferencia Oeste (18-15) con tres juegos por encima del 50% de victorias por primera vez esta temporada. Algo maravilloso para una franquicia que se puso el mundo por montera este verano con el traspaso de Paul George y, sobre todo, de Russell Westbrook. Es un momento de reconstrucción, de pensar en otras cosas… pero a nadie la amarga el dulce de los playoffs, la verdad. Los Mavericks, por su parte, cierran un viaje de cuatro encuentros fuera de casa y regresan al American Airlines Arena donde disputarán seis choques seguidos. Un buen momento para remontar el vuelo.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*