Los Knicks sonríen en la vuelta de Carmelo a Nueva York

New York Knicks sonríe. Es leve gesto en los labios, casi imperceptible, pero está ahí después de vencer en el Madison a Portland Trail Blazers y cosechar su tercera victoria consecutiva. Es la primera vez que logra una racha esta temporada y la primera desde noviembre de 2018. Un dato ridículo, sonrojante para la franquicia más valorada de toda la NBA. Pero son los Knicks. Hay que contentarse con estas pequeñas alegrías al menos por el momento.

La franquicia de la Gran Manzana ganó un partido especial. Era la vuelta de Carmelo Anthony a la Meca del baloncesto. Y el alero no decepcionó. Firmó 26 puntos, su máxima anotación desde que regresó a la NBA en noviembre tras un año de ausencia forzada. Estuvo pletórico en el lanzamiento (11 de 17) y nadie más en su equipo superó su marca. McCollum llegó a los 17, mientras que Lillard solo pudo hacer 11 tantos, su segunda anotación más baja en una campaña infernal para los Blazers: de fijos para los playoffs a una incógnita total. A moverse por impulsos, sin continuidad. Esta es la quinta derrota consecutiva que sufren y se encuentran, con un balance 14-21, en la novena posición en el Oeste a un partido y medio de San Antonio Spurs, octavos.

Los Knicks se llevaron el duelo con un último cuarto sensacional. Los de Mike Miller infligieron un parcial 34-16 en los doce minutos finales con Randle (22 puntos) y Robinson (22) como catalizadores. Es la décima victoria de la temporada para Nueva York, la sexta desde que el nuevo entrenador reemplazó en el banquillo a Fizdale hace ya doce partidos. El cambió parece que da sus frutos. Veremos hasta dónde llega.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*