Rose rejuvenece 9 años para doblegar a los Boston Celtics

Detroit Pistons cortó su racha de tres derrotas consecutivas al asaltar el TD Garden. Venció a Boston Celtics (103-116), que sumó su cuarta derrota en los últimos seis partidos, con Derrick Rose en estado de gracia. El base, titular por la lesión de Reggie Jackson, se disparó hasta los 22 puntos y enlazó su séptimo partido con 20 o más tantos. Es su racha más larga con este ritmo anotador desde la temporada 2010-11, cuando se convirtió a los 23 años en el MVP más joven en la historia de la NBA y comenzó su calvario con las lesiones.

El base ha encontrado su nuevo status en la Liga nueve años después de la dura lesión ante Philadelphia 76ers en los playoffs de 2012. Ha superado el estigma de jugador de cristal (participó en solo el 44,4% de encuentros de 2012 a 2017) y ahora rinde a buen nivel. No es el joven Rose, pero tampoco el veterano acabado que rodó sin pena ni gloria por Nueva York y Cleveland. En Minnesota se formó este nuevo Rose y en Detroit se ha asentado. Es un recurso más que aprovechable para cualquier plantilla.

La actuación de Derrick Rose

La franquicia de Míchigan doblegó a los Celtics sin tres de sus titulares: Reggie Jackson (espalda), Blake Griffin (cirugía en la rodilla izquierda) y Luke Kennard (tendinitis en la rodilla), pero con el mejor Sekou Doumbouya del curso. El novato alcanzó los 24 puntos, el máximo en su incipiente carrera, en su octavo encuentro en el quinteto inicial de los Pistons. Los Celtics, que no contaron con Jayson Tatum, no encontraron ritmo y acabaron desquiciados en un choque fundamental para no descolgarse aún más en la carrera por el primer puesto de la Conferencia Este. Una plaza, que sino ocurre un milagro, ya la tiene asegurada Milwaukee Bucks. Gordon Hayward y Jaylen Brown fueron los máximos anotadores para Boston con 25 y 24 puntos, respectivamente.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*