Miami avisa de nuevo a los Bucks: tienen la receta para frenarles

Los Bucks llevaban once victorias en doce partidos y seis seguidas. Se les veía, y todavía conservan ese adjetivo, bastante fuertes como equipo que lidera la NBA con bastante ventaja sobre el siguiente. Ya se hablaba de la barrera de las 70 a la que sólo han accedido dos en la historia (los Bulls de 1996 y los Warriors de 2016)… El caldo de cultivo, en definitivo, era propicio para que siguieran rodados ya hasta final de temporada, pero el calendario que tienen por delante es bastante peliagudo, por si el lector no había reparado en ello, y este equipo se va a encontrar con alguna prueba de fuego como la que le llegó anoche en Miami. 

La fuerza de Giannis Antetokounmpo, a lo Thor martillo en mano, también tiene sus límites. Es humano. En la última postemporada y en el Mundial se le vio. Está de MVP, hay pocas dudas sobre ello, pero puede cometer errores. ¿Cuál es el problema? Que lo que le hicieron los Heat, probándole y encontrando puntos débiles, le ocurra cuando se esté jugando el campeonato. Esto es sólo un aviso, un partido perdido de la liga regular cuando iban 52-8 tras 60 jornadas, pero sí da pistas sobre por dónde tendrán que ir los tiros de sus rivales en abril y mayo. 

Los Heat, además, le tienen tomada la medida a los Heat. Segunda victoria en dos partidos esta temporada. Parecen la kriptonita que puede con el mejor equipo.

Los de Milwaukee se vieron en muchas dificultades, como en el partido de la anterior noche en Charlotte, para anotar por fuera. Bien es cierto que Crowder, Jones o Butler hicieron un buen esfuerzo de contención en esa defensa perimetral, sí, pero parece que se ha instalado un pequeño miedo, insistiendo en lo de pequeño, a los lanzamientos exteriores en el equipo de Budenholzer teniendo en cuenta… a) que han estado toda la temporada entre los que más triples metían (3º con 840 aciertos); b) que en estos dos últimos partidos lleva un horrendo 14/65 (21,5%). 

Un pequeño impulso dado por los ex-Boston Jae Crowder y Kelly Olynyk valió en el segundo cuarto el aguantar la pequeña ventaja que se había sacado en el primero. Los visitantes recurriendo a las combinaciones en estático y a la sapiencia de Brook Lopez dentro de la zona, sacando provecho en las dos áreas. Antetokounmpo no estaba fino con el toque final de sus lanzamientos, acabó con 6/18, y eso también hacía la diferencia. Buen trabajo de Dragic a la hora de llevar a los suyos tras el descanso, donde la distancia se fue abriendo más y más. La fiesta continúa en Florida con unos Heat que se crecen ante los rivales importantes y que manda un aviso a navegantes ante un equipo que parecía realmente invencible.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*