Los Lakers se aferran a LeBron y Davis: 59+20+16 y victoria

Se acerca el momento de la verdad y los Lakers no terminan de estar donde quieren. Al menos eso dice su juego, que no sus resultados, en los que seguimos encontrando casi una victoria tras otra. Sin embargo, los triunfos en ocasiones contrastan con malas sensaciones, para nada generalizadas pero sí puntuales, que dejan entrever brechas en el juego de un equipo que, todo hay que decirlo, está realizando una temporada impresionante: 47-13, líderes destacados de la conferencia Oeste y con el segundo mejor récord de la NBA.

Ante los Sixers se volvó a repetir esa repetitiva ausencia de un tercer hombre que resuelva el encuentro. LeBron y Davis tuvieron que dar su mejor versión en el último periodo para que los Lakers se impusieran a un equipo que venía de mostrar una gran cara ante los Clippers a pesar de no contar con Simmons ni Embiid y que hizo lo mismo ante los de púrpura y oro con las mismas ausencias. Estaban a apenas 8 puntos (108-99) con 3 minutos por jugarse, pero resolvieron los de siempre. Davis se fue a los 37 puntos, 13 rebotes, 2 asistencias, 4 robos y 2 tapones; James, hizo 22+7, con 14 pases a canasta (muchos de ellos para cerrar el partido), 1 robo y 2 chapas. En total, 59+20+16+5+4, con un 63% en tiros de campo de manera combinada, un 60 en triples (6 de 10) y 9 de 11 en tiros libres. Sobran las palabras.

Al margen de esa ausencia de piezas, sobre todo en ataque, los Lakers siguen sumando. Novena victoria en los últimos 10 partidos con el único bache, comprensible a estas alturas de temporada, de unos Grizzlies que se aferran al octavo puesto del Oeste. En el primero están LeBron y compañía, que ya han asumido que los playoffs lo jugarán con lo que tienen más allá de que Dion Waiters o JR Smith lleguen a la plantilla. Les tocará remar igual que han hecho ante los Sixers, contra los que tuvieron que remontar el 28-35 del primero cuarto, diferencia que llegó al 31-44 del segundo, en el que acabaron con un parcial favorable de 37-19, 34-10 si contamos solo los 9 últimos minutos. Los angelinos aumentaron la distancia en el tercer periodo, que James empezó con un comentado triple desde el logo (prácticamente desde el centro del campo) pero los visitantes no le perdieron la cara al partido. Anthony Davis (39 minutos anoche) tuvo que entrar por un Rondo siempre irregular (8+3 hoy para el base) para acompañar a LeBron en la recta final de un duelo bien controlado en los últimos minutos por los locales. 

Lo importante empieza en abril y eso LeBron lo sabe. También que el equipo anda justito para una hipotética serie ante los Clippers, a los que se enfrentan este domingo (20:30 hora española) en un duelo que vendrá precedido del que los angelinos tendrán dos días antes contra los Bucks. Serán probablemente los últimos duelos trascendentales de una temporada regular a la que le restan alrededor de una veintena de partidos. En ellos se podrá confirmar lo que se lleva viendo durante la temporada. Si con LeBron y Davis solo se puede o si se necesita a un Kuzma intermitente que jugó bien en Nueva Orleans pero hoy ha estado desaparecido (7 puntos), si Bradley y Caldwell-Pope son algo más que dos buenos defensores o si Rondo y Howard dan para más… En definitiva, si estos Lakers pueden o no soñar con volver a la gloria. Ah, y los Sixers, cuatro derrotas en los últimos seis encuentros, 37-25 y sextos del Este. Ahí queda eso.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*