Suspendido el March Madness: el basket se para por completo

Era inevitable y sucedió. El March Madness, el torneo por excelencia del baloncesto universitario, no se disputará esta temporada. La decisión fue tomada por la NCAA, su órgano rector, horas después de la suspensión de la temporada en la NBA en la noche del miércoles por el positivo por coronavirus de Rudy Gobert, pívot de Utah Jazz.

La NCAA había tratado de sortear la anulación de la competición con la limitación de acceso a los pabellones, con la asistencia solo de los familiares de los jugadores y de los empleados indispensables para el correcto funcionamiento de los partidos. Sin embargo, la cascada de parones en las diferentes conferencias (SEC, ACC, Big Ten, Big 12, Pac-12 y Ivy League) y de universidades tan prestigiosas como Kansas han dado la puntilla a la Locura de Marzo.

El Último baile iba a comenzar el próximo 17 y 18 de marzo en Dayton (Ohio). En el torneo participan las mejores 68 universidades del país, tanto en categoría masculina como femenina, y llega a paralizar al país. Las empresas estadounidense cifran en 2.300 millones las pérdidas derivadas de la baja productividad de sus trabajadores durante un Último Baile que es todo un espectáculo, con pabellones llenos a reventar y unas audiencias televisivas que son la envidia de la propia NBA: los beneficios por publicidad en televisión se acerca ya a los 1.500 millones de dólares.

La competición va más allá de las canchas y se estima que los norteamericanos se gastan casi 10.000 millones de dólares en apuestas, solo 300 se gestionan de manera legal a través de los diferentes casinos de Las Vegas.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*