Otro problemón para el MVP: Giannis no mete los tiros libres

Dos triplazos de Khris Middleton y los fallos finales de Trey Burke y Kristaps Porzingis, mientras Luka Doncic se desesperaba lejos de la bola, sellaron un sufrido triunfo de los Bucks ante unos Mavericks en cuadro. Pero una de las historias del partido fue el 1/10 en tiros libres de Giannis Antetokounmpo. El MVP de las dos últimas temporadas estuvo negado desde la línea de personal y en los ataques decisivos, de hecho, se le vio poco incisivo, tal vez con miedo a que le hicieran faltas y tuviera que volver a los lanzamientos de personal. En los dos partidos anteriores había firmado un nada brillante 10/17 y en la temporada está en un pobrísimo 57,5%. Lanza 10 por noche y mete 5,7.

Son los peores números de su carrera en lo que es una tendencia peligrosa. Después de su 68,3% como rookie, lanzando solo 2,6 por noche, estuvo durante cinco temporadas por encima del 72%, llegando al 77 en la 2016-17, cuando ya viajaba casi ocho veces por partido a la línea. Desde entonces, para abajo: 76, 72,9, 63,3 y el actual 57,5%. Giannis, que tampoco progresa desde el triple (sigue en torno al 30% del curso pasado) sabe que por ahí se airean unas limitaciones que explotan sus rivales en playoffs. Si a sus problemas con el tiro exterior une dudas desde la línea de personal, los minutos decisivos de los partidos importantes se pueden convertir en un trago para un jugador de 26 años que ha firmado el mayor contrato de la historia, una ampliación de 5 años y 228 millones de dólares para atar su futuro al de Milwaukee Bucks, una franquicia que lleva dos años volando en Regular Season… y estrellándose en playoffs (primero contra los Raptors, después contra los Heat).

Ese 1/10, que ha sido muy comentado en las últimas horas, no es solo el peor partido en tiros libres de Giannis. Es uno históricamente malo: solo otros tres jugadores han estado en un 10% o menos con al menos diez intentados en un partido. Son Shaquille O’Neal (que solía decir que sus problemas desde la línea de personal eran la forma que tenía Dios de recordarle que no es perfecto), Andre Drummond y Al Horford. El propio Antetokounmpo ha hablado ya de lo que empieza a ser un tema de debate en Wisconsin: “Es fácil. Tengo que seguir trabajando. Tirar más. Concentrarme en mi mecánica, ir paso a paso. Tirar más, eso es. Cuantos más tiras, más trabajo pones en ello y así mejoras. No hay más secreto”.

Nada más acabar el partido contra los Mavs, el alero griego salió a lanzar tiros libres. Se aplica el cuento, así que Mike Budenholzer intenta no crear un drama: “Simplemente tiene que seguir trabajando. Subirá su confianza y los meterá”. Recientemente, Giannis flirteó con una nueva mecánica de tiro y ha hecho intentos para exigirse de lo más variopinto: en uno, una vez acabada la temporada, su novia tenía que hacer sprints si él fallaba los tiros libres, a veces con el hijo de ambos en brazos.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*