Las lecciones de Clorindo Testa: moverse para multiplicar el centro

Con barbijos y distancia, pero con el mismo ritmo acelerado de la prepandemia. Así se mueve la gente por la tarde en la vereda de Paraná 1159. Adentro de la sede del Centro Cultural de España en Buenos Aires, los muebles podrían hacer lo mismo: en cada pata tienen ruedas que facilitan su desplazamiento. Son los que diseñó hace más de tres décadas el arquitecto y artista Clorindo Testa para la otra mítica sede porteña del Cceba, sobre Florida 943, cuando lo convocaron para transformar en un centro cultural el subsuelo que alojaba la Librería Española.

No era tarea fácil. Pero fiel a su estilo, tal como hizo también con el Centro Cultural Recoleta –un trabajo en equipo– y la sede de Fundación Andreani en La Boca, Clorindo aceptó el desafío. Y logró incluir en ese minúsculo espacio una biblioteca, un auditorio y una sala de exposiciones, donde llegaban a reunirse hasta doscientas personas. Un bunker cultural que promovió vínculos interdisciplinarios, muy bien aprovechado por Laura Buccellato para impulsar a grandes protagonistas de la escena artística contemporánea, y para realizar un importante aporte al desarrollo del videoarte en la región: Carlos Trilnick, fallecido el año pasado, dio visibilidad desde allí a artistas como Andrés Di Tella, Juan Pablo Ferlat y Charly Nijensohn.

En cada pata, los muebles diseñados por Testa tienen ruedas que facilitan su desplazamiento

En cada pata, los muebles diseñados por Testa tienen ruedas que facilitan su desplazamiento (PATRICIO PIDAL/AFV/)

“Era un espacio incómodo, que creaba una idea de abigarramiento: aunque hubiera veinte personas, estaba lleno. Y eso se asociaba con éxito, lo potenciaba. Creaba además una sociabilidad callejera entre los que no podían entrar, y se iban después a comer algo cerca”, recordó esta semana el escritor Daniel Link, convocado por las curadoras de Darle forma al centro, un ciclo de muestras que invita a actualizar esa historia.

“La idea es recuperar esa identidad y repensarla desde el hoy, no desde un lugar nostálgico”, aclara Lara Marmor, a cargo de la coordinación del proyecto. Difícil no extrañar, sin embargo, esas inauguraciones registradas con la cámara omnipresente del coleccionista Gustavo Bruzzone, un viaje en el tiempo que nos devuelve a una época de abrazos y sonrisas sin barbijo. Allí están muchos de los protagonistas de la escena artística contemporánea argentina, un cuarto de siglo más jóvenes.

Con los propios ojos, curada por Bárbara Golubicki, incluye fotos sociales que incluyen a Amalita Fortabat y a un joven Charly García, videos de época y folletos desplegables diseñados por Luis Wells para muestras de artistas como Oscar Bony, Roberto Jacoby, Alejandro Kuropatwa, Marcelo Pombo y Pablo Suárez

Con los propios ojos, curada por Bárbara Golubicki, incluye fotos sociales que incluyen a Amalita Fortabat y a un joven Charly García, videos de época y folletos desplegables diseñados por Luis Wells para muestras de artistas como Oscar Bony, Roberto Jacoby, Alejandro Kuropatwa, Marcelo Pombo y Pablo Suárez (PATRICIO PIDAL/AFV/)

Vemos por ejemplo a Marina De Caro hablar entrevistada por Bruzzone durante la inauguración de una exposición suya en 1998, al mismo tiempo que se exhibe otra en estos días en Ruth Benzacar. Otra muestra de hasta qué punto es posible “mover el centro”: la sede original de esa galería se alojaba también en un subsuelo cercano al Cceba, en Florida 1000, y fue reproducida en 2017 por Jorge Macchi y Nicolás Fernández Sanz, en escala real, dentro del galpón que ocupa desde 2014 en Villa Crespo.

Una operación similar aunque menos ambiciosa realizó ahora Ana Vogelfang, artista, arquitecta y curadora de la muestra Incidencia. Para rescatar el espíritu original del Cceba, nacido como Instituto de Cooperación Iberoamericana, ella pidió traer desde Florida esos muebles con ruedas creados por Testa que ya aparecían en las fotos del día inaugural, en 1988. Completó la exposición con intervenciones propias inspiradas en ideas de Clorindo que “acentúan la idea de movimiento”, como los espejos colgantes, las luces onduladas de neón y los techos de chapa acanalada.

Sillas y escritorios diseñados por Testa. Arriba, chapas acanaladas que evocan el techo de la sede de Florida

Sillas y escritorios diseñados por Testa. Arriba, chapas acanaladas que evocan el techo de la sede de Florida (PATRICIO PIDAL/AFV/)

“No es posible aislar la subjetividad y la cultura de las formas físicas en las que se desarrollan –observa Vogelfang-. ¿Somos capaces de imaginar otras maneras de vincularnos mientras habitamos estructuras rígidas, estáticas, pesadas y repetitivas? Más aún, ¿somos capaces de proyectarnos en común, de repensar las ciudades y cómo queremos habitarlas?”

Esa reflexión fue, justamente, lo que llevó a cerrar la sede de Florida. Para una institución destinada a fomentar la diversidad y la inclusión, se volvió insostenible sostener un espacio al que sólo era posible acceder por una escalera caracol. Con la pandemia, ironía del destino, la convocatoria se multiplicó: los talleres virtuales gratuitos permitieron cruzar fronteras y llegar a distintas audiencias como nunca antes.

Esta escultura de Pablo Suárez que recibía al público la entrada de la sede de Florida, se contará entre las obras de la próxima exposición junto con otras de Enio Iommi, Marta Minujín y Rogelio Polesello

Esta escultura de Pablo Suárez que recibía al público la entrada de la sede de Florida, se contará entre las obras de la próxima exposición junto con otras de Enio Iommi, Marta Minujín y Rogelio Polesello (PATRICIO PIDAL/AFV/)

Así que la “pata digital” también es crucial en este ciclo anual, que además del ciclo de charlas Colecciones en forma, por YouTube, incluye otras muestras físicas: Con los propios ojos, revelador trabajo sobre el archivo realizado por Bárbara Golubicki, y Color local, una selección de obras de la colección del Cceba a cargo de Rodrigo Barcos, que se presentará en octubre y continuará hasta enero.

La primera incluye fotos sociales que incluyen a Amalita Fortabat y a un joven Charly García, videos de época y folletos desplegables diseñados por Luis Wells para muestras de artistas como Oscar Bony, Roberto Jacoby, Alejandro Kuropatwa, Marcelo Pombo y Pablo Suárez. Su escultura de una cabeza, que recibía al público la entrada de la sede de Florida, se contará entre las obras de la próxima exposición junto con otras de Enio Iommi, Marta Minujín y Rogelio Polesello. Un característico acrílico pulido de este último, con círculos que forman una espiral, confirma la lección de Clorindo: es necesario moverse para multiplicar el centro.

Obra de Rogelio Polesello que será parte de la próxima exposición, que se inaugurará en octubre

Obra de Rogelio Polesello que será parte de la próxima exposición, que se inaugurará en octubre (PATRICIO PIDAL/AFV/)

Para agendar:

Darle forma al centro, ciclo anual curado por Lara Marmor

  • Incidencia, curada por Ana Vogelfang, hasta el 24 de septiembre
  • Con los propios ojos, curada por Bárbara Golubicki, hasta el 24 de septiembre
  • Color local, curada por Rodrigo Barcos, desde el 15 de octubre hasta enero de 2022
  • Colecciones en forma, ciclo de charlas por el canal CCEBA YouTube

Dónde:

Centro Cultural de España en Buenos Aires (Paraná 1159)

Lunes a viernes, de 10 a 19

Con cita previa: turnos@cceba.org.ar

LA NACION

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*