Antetokoumpo está de vuelta

Giannis Antetokounmpo llevaba cinco partidos sin jugar, apartado por el protocolo anti-COVID de la Liga. Volvió el día más grande para la NBA, el día de Navidad. Y lo hizo con una actuación digna de tan importante fecha. Después de ir perdiendo por 19 puntos en el segundo cuarto, de irse 15 abajo al descanso, el griego tomó las riendas del partido en una segunda parte impresionante para, poco a poco, ir dejando sin ganas de vivir, sin alma, a unos rivales que se iban haciendo pequeños con el paso de los minutos. El último arreón visitante puso a los Celtics 13 arriba con 5 minutos por jugarse. A partir de ahí esto fue lo que pasó: mate de Giannis, mate de Giannis, asistencia de Giannis, canasta de dos de Giannis, canasta de dos de Jaylen Brown, dos tiros libres de Giannis, mate de Giannis, canasta de dos de Giannis, dos tiros libres de Jaylen Brown y triple definitivo de Wesley Mathews. 

Y si ese triple fue definitivo es porque en la siguiente jugada, el penúltimo ataque de los Celtics y el último con opciones de mantener el partido vivo, Antetokounmpo le puso un tapón monumental a Robert Williams después de haber intimidado a Jayson Tatum 180º en la otra dirección. Una acción defensiva de matrícula de honor en cuestión de décimas de segundo. Giannis acabó con 36 puntos, 12 rebotes, 5 asistencias y 2 tapones. Soberbio. También volvieron a los Bucks Bobby Portis y Donte DiVincenzo, éste último para hacer su debut de la temporada. El primero fue decisivo desde el banquillo con 16 tantos, 10 rechaces y cuatro pases de canasta en 22 minutos.

Si en la sucesión de jugadas finales anteriormente mencionada sólo aparece Tatum para quitarse el marrón de levantarse con Anteto delante no es casualidad. La joven estrella céltica está saliendo muy señalada de esta temporada, la que debería haber sido la de su conversión definitiva en superestrella de la liga. Lejos de eso, sus números en el clutch dejan muchísimo que desear. Hoy 0/2 con dos pérdidas. Durante el curso promedia 35,3% en tiros en los minutos decisivos habiendo lanzado 51 veces (el segundo que más lo ha hecho en la NBA), metiendo sólo 2/16 triples, dando 4 asistencias y perdiendo 9 balones en total. Los Celtics, un día más y van unos cuantos, se dejaron en los últimos minutos un partido que parecían tener en la mano. No puede ser casualidad que quien se supone su mejor jugador tenga esta estadística.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*