Clippers y Mavs, de nuevo unidos: «A Doncic hay que desestabilizarle»

La NBA ha tocado a su fin en lo que respecta a la fase regular de la temporada 2020/21 y hay un enfrentamiento interesante que ha salido de ahí y que, justo por lo no novedoso, gozará de un interés especial. Los Clippers han caído hasta la cuarta plaza y se medirán, en unas circunstancias parecidas a las del año pasado en la burbuja de Florida, a los Mavericks, que han terminado siendo los quintos de la Conferencia Oeste. Este duelo se vio en la primera ronda de los Playoffs 2020, con un momento memorable de Doncic con un tobillo a medio romper y un par de piques con Harrell y Morris que dejaron cuentas pendientes

«Sabemos que Luka es la cabeza de la serpiente. Va a ser un reto duro. Tenemos que ponerle en diferentes situaciones. No podemos dejar que se sienta cómodo y tenemos que desestabilizarle tanto como sea posible», asegura Tyronn Lue, entrenador de los Clippers, sobre el próximo enfrentamiento con Doncic. 

En el caso de los Mavericks la sorpresa sí ha sido relativa. No por las posibilidades de victoria ante los Timberwolves, equipo que ha acabado fuerte la temporada aunque ya no tuviera opciones, sino porque no la necesitaba para acceder a las series por el Anillo. El triple empate con los Blazers y los Lakers le seguía favoreciendo. Por tanto, en Minnesota, con tranquilidad. Doncic jugó sólo 21 minutos. El esloveno aportó 18 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, siendo el mejor junto a Kristaps Porzingis (18 en 26 minutos). La baja de Maxi Kleber, recuperándose de unas molestias en el tendón de Aquiles, hizo que el letón jugará quizá más de lo que se esperaba de un partido que, al fin y al cabo, ni les iba ni les venía. Más si cabe después de ver cómo salieron a la cancha. Un parcial tremendo de los locales en el primer cuarto puso las cosas en su sitio y éstas no se movieron hasta el final. Ese 38-22, con el novato Anthony Edwards (30) tan suelto como de costumbre, fue una herida no cerrada. Carlisle dio protagonismo a Jalen Brunson, el que suele hacer las veces de director de juego cuando Luka Doncic no está en la cancha, e incluso probó bastante al australiano Josh Green. Los Wolves, desatados en ataque y con la pareja Towns/Russell en 23 tantos cada uno, no bajaron el ritmo hasta el último cuarto, cuando los texanos ya sacaron la bandera blanca. Ricky y Juancho acabaron como suplentes y con 2 puntos para cada uno. El resultado definitivo, de 136-121

Para los Clippers, algo más de picardía. Jugaron con el calendario. Han perdido ante los Rockets y los Thunder, de los peor de la Liga esta temporada, en los dos últimos días. Han bajado a la cuarta plaza, dejándose superar por los Nuggets, y con ello esperan que el paso por las eliminatorias se les haga más placentero. Lue reservó en bloque al que podría ser un quinteto titular tipo: Rondo, George, Leonard, Batum y Morris lo vieron desde fuera. Minutos importantes para Serge Ibaka y Patrick Beverley, que necesitan coger ritmo, y un ritmo bajonero en el último cuarto algo sospechoso. El tocó el turno a los suplentes, como un Terance Mann que fue el mejor con 19 puntos. Patterson disputó 42 minutos; Oturu, 37; Scrubb, 36. Esto es para listos, que diría el sabio. Reserva hasta el extremo. En el lado contrario, momento para el lucimiento de Aleksej Pokusevski (29+8), Josh Hall (25+10) o un Moses Brown que se fue hasta los 24 puntos, 18 rebotes y 7 tapones. Deck, peor que otros días: 6 puntos en 18 minutos. El marcador final, 117-112.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*